14 de Ago de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Patria menesterosa de bien y verdad

En la historia de las sociedades y los pueblos, la vida de los grandes hombres no nos ocurre en vano.. Hombres de pensamiento y hombres ...

En la historia de las sociedades y los pueblos, la vida de los grandes hombres no nos ocurre en vano.. Hombres de pensamiento y hombres de acción.. Sea que ocurran en el ámbito de las ciencias de la naturaleza, o en el de las ciencias del espíritu..

Ya ocurran en el universo de lo físico, ya en el de las ideas (en la Poesía, p. ej.), nunca nos ocurrirán en vano..

Las sociedades y los pueblos, la Humanidad, no sólo son motivados por el poder de la economía, o por el de las mercancías, o por el de las máquinas.. El mundo (la Humanidad) también es movido por las Ideas, por el Bien, la Verdad, la Belleza (que no se pueden contar ni pesar, ni medir, pero pesan y cuentan, y mueven al mundo positivamente).

Y sucede que a unos pueblos les pasan, les ocurren (y crean) cosas mejores que a otros. A unos pueblos les suceden, les pasan, ascensos del Ser; a otros, hundimientos del Ser. Y se tornan pueblos menesterosos.

Don José Ortega y Gasset dijo: “ La vida (humana) es lo que hacemos y lo que nos pasa, y mi vida es lo que hago y lo que me pasa ”.

Y este pensamiento, tan grávido de contenidos y sentidos, nos hace recordar inmediatamente su tan conocida frase: “ Yo soy yo y mi circunstancia ”, porque decirlo de este modo, es otra manera eficaz (densa) de decir: “ Yo soy lo que hago, yo soy lo que me pasa ”.. Yo soy lo que estoy haciendo y lo que me está ocurriendo.. Y, evidentemente, eso que yo hago y eso que a mí me sucede, no lo hago ni me ocurre en el vacío existencial.. Es lo que hago y me pasa y lo que hago que pase, en mi mundo y en el mundo. Entre mis semejantes. Sí, es lo que hago y me pasa, en mi mundo y en el mundo. Entre mis semejantes. En la vida y en el entorno de la vida.

Y lo hago (lo realizo) y me pasa (me acontece) en el espacio (y en mi espacio), en el tiempo (y en mi tiempo), en la vida (y en mi vida); en la historia..

Es un Acontecimiento del Ser y del Habla, de mi Ser y de mi Habla..

Y será (ha de ser) también un Acontecimiento del Ser y del Habla de mi semejante; del otro y de los otros.

En un país menesteroso de Bien, Verdad, Paz y Justicia, y más, hagamos, cada día de nuestra vida, que pasen, que acontezcan cosas excelentes; sencillas o inmensas, pero plenas de Bien.

Será un acontecimiento del Ser. Un suceso del pensamiento. Habla y Pensamiento. “ Haceres ” y Saberes. Conocimiento para alcanzar más conocimiento. Y es así como las vidas y la creación (el pensamiento y la acción) de los grandes hombres no le ocurren al mundo en vano. Pensemos en los individualísimos Premios Nobel (Poetas, Novelistas, Científicos) que (no en equipo, sino, tan frecuentemente, desde sus personales ideas, descubrimientos y creaciones) mueven al mundo hacia arriba y hacia delante.. Sustentado por esta verdad (Particularidad que se hace Universalidad) es por lo que digo y postulo que después (caso de nuestro país) de un Justo Arosemena, de un Eusebio A. Morales, de un José de la Cruz Herrera, de un Manuel Amador Guerrero, de un Victoriano Lorenzo y de un Isaías García, de un Esteban Huertas, de un Horacio Conte Mendoza, de un Antonio González Revilla y de un Leopoldo Benedetti, de un Ricardo Miró y de una Amelia Denis de Icaza, de un Martín Feuillet, de un León A. Soto, de un Darío Herrera, de un Demetrio Korsi y de una Stella Sierra, de una Elsie Alvarado de Ricord, de un Ramón H. Jurado y de un Rogelio Sinán, de un Ricardo J. Bermúdez, y de tantos otros poetas, novelistas, científicos, filósofos y ensayistas, ya Panamá, después de cada uno de ellos (y de los que son hoy y de los que vendrán), no es ni puede ser, ni será la misma.. En nuestro vivir profundo como pueblo, hay ya más Vida, más Ser, más Conciencia, más Sentido de Bien, Verdad y Belleza. Más Poesía. Más Conocimiento y Poesía.

Es que la Poesía (la Literatura, las Ideas) también mueven positivamente al mundo.. (No únicamente lo hacen las cosas materiales: el oro, la plata, el acero, el cemento, etc.) Y no lo hacen nunca los innumerables malos políticos.

Después de los grandes poetas, de los grandes escritores, de los grandes filósofos, el mundo no volvió ni volverá a ser el mismo. Recordemos a San Agustín, a San Juan de la Cruz, a Cervantes, a Góngora, a Fray Luis De León, a Rilke, a Holderlin, a Mallarmé a María Zambrano. Y el pensamiento griego y latino, el pensamiento cristiano, y más. Dejaron su palabra para el tiempo y los tiempos. Para la ciudad y el mundo. Para la Vida Superior en el Espíritu.

“ Si María Zambrano hubiera callado, algo profundo y esencial le habría faltado, quizá para siempre, a la palabra española ”, exclamó, el gran pensador J. L. Aranguren.. Si Justo Arosemena hubiera callado, algo profundo y esencial le habría faltado, quizá para siempre, a la alta palabra del Panamá profundo.

“ La Vida (el mundo), es lo que hacemos. Y lo que nos pasa. (Y lo que luminosamente, hacemos que pase). Y mi vida (mi mundo) es lo que hago y lo que me acontece ”. Un acontecimiento del Ser.

“Yo soy yo y mi circunstancia”.. y más, infinitamente más, creo.

Hagamos, cada día de nuestra vida, desde nuestro pensar, hacer, y más (humildes o inmensos), Patria de bien, verdad, probidad, paz y justicia, y más.. Busquemos el ascenso del alma de la Patria, para que sea en nuestras almas Patria del alma.

*Médico, escritor y Académico Numerario de la Academia Panameña de la Lengua.roszanet@cableonda.net