Temas Especiales

29 de Mar de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Quién lo iba a pensar

Cómo cambian los tiempos, y pensar que en un momento dado fue protagonista de una de las etapas más bochornosas de la historia universal...

Cómo cambian los tiempos, y pensar que en un momento dado fue protagonista de una de las etapas más bochornosas de la historia universal, al querer conquistar el mundo, so pretexto de que se consideraban una raza superior; me refiero a Alemania.

No podemos culpar al pueblo alemán de ese episodio oscuro conocido por todos, es lógico achacarle toda responsabilidad de la barbarie, única y exclusivamente al gobierno alemán de la época, es decir, al ‘Führer’ y sus sanguinarios seguidores.

Hoy en día si hay un pueblo activista en pro de los derechos humanos y el bienestar mundial, ese es el pueblo alemán al mando de su máxima dirigente Ángela Merkel.

Pero lo interesante de todo es el hecho de que las nuevas generaciones son totalmente diferentes en ideas y pensamientos a las de antaño.

La prueba más elocuente es el caso de la selección de fútbol de Alemania, que, por primera vez en su historial, presenta a jugadores medio alemanes, es decir de orígenes foráneos; vemos jugadores con raíces polacas, turcas, brasileña, españolas, etc., lamentablemente falto Kevin Kurangi, el alemán—panameño.

Quién lo hubiera pensado que aquel país, que en un momento dado menospreció a las naciones del resto del mundo, hoy incorpore en sus filas a jugadores no 100% alemanes.

Definitivamente la Humanidad está consciente de que la convivencia pacífica entre los pueblo es lo único que nos garantiza la paz.

En Alemania viven personas descendientes de todos los rincones del mundo; Frankfurt es una muestra de ello, cuidad en donde convergen ciudadanos de diferentes orígenes, cuyos hijos el día de mañana formarán parte de las nuevas generaciones de alemanes.

Si Alemania llega a ser campeona del Mundial de Fútbol, de lo que sí estamos seguro es que la fiesta no solo será en Alemania, sino en muchas partes del mundo, en donde se encuentran las raíces genéticas de todos esos jugadores.

El triunfo será un trofeo internacional a favor de la Humanidad, a favor de ese mundo globalizado, sin fronteras y sin distingo de razas, porque todos somos seres humanos y venimos de una sola casa, que no es otra que la Tierra, único hogar para todos.

El que un grupo de talentosos jóvenes de distintos orígenes representen al país Alemania en la Copa Mundial de Fútbol demuestra, una vez más, que un mundo sin frontera es un mundo de coexistencia pacífica.

Definitivamente que Alemania abrió sus puertas al mundo y el pueblo panameño ha podido experimentar, gracias a ese acercamiento, la amistad del pueblo alemán del siglo XXI a través de un grupo de jóvenes germánicos que estuvo en un intercambio más de ocho meses en muchos hogares panameños, mostrándonos su sinceridad, sentimientos y, al mismo tiempo, conociendo nuestra idiosincrasia panameña.

*INGENIERO AGRÓNOMO.