Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

¿Quién capitaliza los errores del gobierno?

P ertenezco a ese 60% de panameños, que frente a la oferta electoral de la última campaña presidencial, no dudó en votar por Ricardo Mar...

P ertenezco a ese 60% de panameños, que frente a la oferta electoral de la última campaña presidencial, no dudó en votar por Ricardo Martinelli para presidente de la República.

Durante su primer año de gobierno el presidente Martinelli y su equipo de gobierno estuvieron navegando en un país en calma. Si bien su estilo de gobierno trajo enfrentamiento con sectores de la sociedad civil y los medios de comunicación, la oposición política no le hacía mella a su gestión.

La mayor oposición del presidente Martinelli ha sido del propio equipo de trabajo y de su propio estilo de gobierno.

Lo que sí derramó el vaso de agua fue la imposición de la Ley 30, conocida con la ‘Ley Chorizo’. No es cierto, como él señala, que si la mencionada ley se hubiera dividido según los temas se demoraría años en aprobar ese paquete de leyes. En una equivocada economía legislativa se decidió meter en una ley de aviación temas laborales, ambientales, penales, entre otros y allí tienen los resultados.

El oficialismo tiene los votos en la Asamblea Nacional para aprobar las leyes que ellos crean necesarias para el desarrollo y modernización del país; así que era innecesario recurrir a subterfugios y madrugonazos para aprobar leyes como la misma Ley 30.

Los tristes acontecimientos que se desarrollaron en la provincia de Bocas del Toro y el mismo gobierno lo reconoce, no debieron ocurrir. Y agrego yo, si cada uno de los actores oficialista hubiera hecho su trabajo.

Cómo es posible que los servicios de inteligencia del Estado no hayan detectado oportunamente lo que se venía tramando en sectores de Changuinola. Cómo es posible que las autoridades regionales y nacionales del Ministerio de Trabajo no le prestaran la atención inmediata, expedita a las reclamaciones de los trabajadores del Sindicado Bananero de Bocas del Toro, antes de que ocurrieran los hechos.

Peor aún, cómo es posible que la dirigencia provincial de los partidos que componen la alianza de gobierno en Bocas del Toro no tuvieran el mínimo olfato de la protesta que se venía organizando y de los posibles niveles de violencia que la misma protesta generaría.

El recién estrenado ministro de Seguridad y la ministra de Trabajo deberían poner sus cargos a disposición del presidente, si es que el propio presidente no les pide la renuncia; por su responsabilidad de acción u omisión en el manejo de los disturbios ocurridos en Bocas del Toro.

Existe otro elemento muy preocupante que se ha percibido en estos últimos días. La politización del Ministerio Público. Las órdenes de conducción y de arrestos a dirigentes gremiales sin la debida justificación, pone en alerta a quienes de una manera u otra luchamos por que exista una democracia de verdad en el país.

Ahora bien: ¿Quién capitaliza los errores del gobierno? En cualquier otro país la respuesta sería muy fácil: ‘Los partidos de oposición’. Pero estamos en Panamá y aquí las cosas son distintas. Ni el PRD, ni el PP, partidos de oposición, capitalizan los errores del gobierno. Los errores de gobierno los capitalizan los grupos de izquierda agrupados en Frenadeso. Y eso para mí es muy preocupante. El país necesita que el gobierno del presidente Martinelli sea exitoso, que su gestión fortalezca no solo la economía del país, sino el sistema democrático que actualmente vivimos.

Un desencanto generalizado del electorado panameño será aprovechado por los sectores de la izquierda, que utilizan todas las reglas de la democracia como sistema de gobierno, para luego poner la de ellos que coartan las libertades ciudadanas e imponen un régimen de terror, como las experiencias dadas en hermanos países de Latinoamérica.

En buena hora que el gobierno entienda que ha cometido errores y que debe corregir el rumbo que lleva. Cada crisis genera oportunidades. Y la crisis de los actos violentos de Bocas del Toro le brindan al presidente oportunidad para recomponer sus relaciones con los grupos de la sociedad civil. Ellos deben ser un apoyo a su gestión de gobierno y hay que escucharlos. Además, debe recomponer su relación con los medios de comunicación, a lo largo de su período siempre habrá diferencias, pero no se debe hacer de esto una lucha frontal.

El gran reto que sí hay que vencer es el tema de la inseguridad. Sabemos que eso no se hace en un día, pero en esta materia es donde hay que gastar todas las energías gubernamentales.

El éxito o fracaso del gobierno del presidente Martinelli marcará el rumbo que seguirá el país en los próximos años.

No nos engañemos, un fracaso del gobierno actual, no le abre las puertas al PRD, sino a los grupos de izquierda. Y con estos grupos en el poder uno sabe cómo comienza, pero no sabe cómo termina. Allí tenemos el caso de Venezuela para referencia.

*ADMINISTRADOR DE EMPRESAS Y EX LEGIS LADOR DE LA REPÚBLICA.