Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

La crisis como nuevas oportunidades

Hoy quiero compartir con ustedes, amigos lectores, un mensaje que escuché de un consultor internacional, en un programa radial conducido...

Hoy quiero compartir con ustedes, amigos lectores, un mensaje que escuché de un consultor internacional, en un programa radial conducido por el Licenciado Julio Miller, en el que expresaba que en el liderazgo de hoy, bien sea en el ámbito empresarial, político, gremial e incluso familiar, el perfil que exige la solución de conflictos o situaciones por resolver, es el de ser proactivos. Es decir, el líder ‘sabe lo que hay que hacer, cómo hacerlo, cuándo hacerlo, sin que nadie se lo diga’, esto implica, que estos líderes tengan intensos y profundos conocimientos, tanto en el área tecnológica y científica como social; así como también en los temas de derechos humanos.

Consecuentemente, en este mundo de la conectividad informática, los ciudadanos de hoy también están bien informados o tienen sentido común de cómo debe ser un líder, que en efecto propicie el bienestar, no solo para sus agremiados, sino también el de todos los que habitamos en un país. Por ejemplo, un nuevo mega cambio actual es el de transformar la cultura de confrontación por una cultura de negociación a través del diálogo, el cual propicia el consenso entre las partes. De esta manera eliminando el manejo tradicional de los conflictos que se basan sobre todo en el ejercicio simple del autoritarismo, sin tomar en cuenta la necesaria legitimidad que es la aceptación de todos, al respecto de una toma de decisión.

La situación creada alrededor del conflicto en Bocas del Toro, le da al gobierno la gran oportunidad de continuar con el cambio; porque le permite eliminar la manera tradicional de gestión de gobierno por una nueva y moderna; la pro actividad en el ejercicio simple de la autoridad gubernamental a la legitimidad ciudadana, es el diálogo, el que facilita el consenso o soluciones negociadas. Esto no es otra cosa que armonizar y equilibrar intereses contrarios. El diálogo que en estos momentos está propiciando el gobierno central entre las partes en conflicto, es una propuesta patriótica de Estado.

Para finalizar, amigos lectores, quiero compartir con ustedes ideas centrales de algunos pensadores, que han hablado sobre el tema de la legitimidad en el ejercicio del poder: Rousseau: ‘El hombre es libre solo cuando obedece a la ley que él mismo ha creado. El único modo de que el ciudadano sea libre es dictando sus propias leyes. El poder político reside en la naturaleza general, la legitimidad se encuentra en el consenso de cada particular de someterse a esa voluntad general’.

Locke: ‘La legitimidad del poder está por el consenso de los miembros de la comunidad a someterse a ese poder; al ser el hombre libre por naturaleza no puede suponerse que se someta a ningún poder terrenal si no es por su propio consentimiento, el cual legitima y justifica el poder’.

La participación de todos los sectores en este diálogo que ha propiciado el gobierno que dirige el presidente Ricardo Martinelli, va en la búsqueda de solucionar un conflicto y de mejorar las condiciones sociales y laborales del pueblo bocatoreño y del resto del país.

*EDUCADORA Y ANALISTA POLÍTICA.