Temas Especiales

11 de Apr de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Rumbo certero del PRD

A rduo, complejo y sembrado de obstáculos ha sido el camino recorrido por el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRD en estos últimos nu...

A rduo, complejo y sembrado de obstáculos ha sido el camino recorrido por el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRD en estos últimos nueve meses. Llegar al Directorio Nacional Extraordinario, celebrado el sábado en Santiago, significó un proceso de toma de conciencia de la amenaza que se cierne sobre el país. La realidad es que al enemigo no hay que buscarlo dentro del PRD, sino afuera. Bajo esa comprensión es que ha ido visualizándose la dimensión del riesgo que enfrenta la Nación ante la amenaza que representa el gobierno de Ricardo Martinelli en el ámbito social, económico, moral, jurídico y político.

El PRD es el mayor obstáculo para Martinelli en su alucinante sueño de secuestrar el país y sus instituciones. Es un iluso al creer que ha herido al titán y, más aún, al pretender rematarlo. ‘Pachi’ Sánchez Cárdenas, presidente del CEN, lo dejó claro en Santiago en su mensaje al PRD y a la Nación. Ni Martinelli, ni sus secuaces harán desaparecer de la realidad política nacional a un partido que es vanguardia de las luchas sociales.

La hoja de ruta es articular una nueva estrategia política y replantear el proyecto de Nación que ofrece el PRD. El Partido, consecuentemente, está sincerándose con la sociedad panameña para recuperar la confianza del electorado y derrotar políticamente a Martinelli.

La profunda autocrítica realizada por ‘Pachi’, constituye una experiencia jamás practicada en forma pública por agrupación política nacional alguna. La derrota electoral del 2009 —precisó— tuvo su origen en conductas inconsecuentes, mezquinas y antipartidarias, que deben ser desterradas en forma definitiva. Cada uno debe asumir su responsabilidad y dejar de buscar culpables. Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra.

‘Pachi’ planteó que la conducta clientelar debe desaparecer junto con los tránsfugas y los traidores, pues la fuerza del PRD no es el dinero, sino la visión y el liderazgo para conducir el país hacia el futuro. El Partido no está en venta ni es comprable. Hay que desenmascarar a los caballos de Troya martinellistas e impedir que el PRD se convierta en una sucursal del poder de la oligarquía.

Deben unificarse una sola conducta estratégica y concretar las reformas de los estatutos internos del Partido, ante los desafíos venideros de cara al 2014. Ese proceso es el que conectará al PRD con la sociedad —como propietario de una herencia de lucha por el progreso y bienestar de las grandes mayorías— y lo convertirá en un factor político activo, beligerante y propositivo en el destino nacional.

Ante las transgresiones de Martinelli a las leyes y la Constitución Política de la República para consumar un Estado totalitario, el PRD convoca a luchar por la defensa del Estado de Derecho, la democracia y la institucionalidad.

La época de la culminación de la lucha nacional concluyó con la recuperación del Canal y sus áreas adyacentes. Ahora se abre el nuevo ciclo social con los enormes recursos generados por la vía interoceánica, cuya inversión debe elevar la calidad de vida de todos los ciudadanos y no quedar en manos de unos pocos codiciosos encabezados por Martinelli y Alberto Vallarino, su ministro de Economía y Finanzas.

De allí la urgencia de volcar toda la energía del PRD para consensuar un pacto democrático con los empresarios, los trabajadores, los profesionales, los partidos y fuerzas políticas para impulsar una estrategia de desarrollo nacional compartida y participativa.

Al entregar esta reflexión al país, ‘Pachi’ reconoció que la lucha que está librándose definirá el rumbo de la Nación, de su economía y la naturaleza futura de la sociedad panameña. La coyuntura está signada por la irracionalidad y el totalitarismo. La incertidumbre y el desosiego, se contraponen a la esperanza y el optimismo. Martinelli está sembrando vientos que han generando explosiones sociales como la de Changuinola y que pueden multiplicarse. Tiene las manos y los zapatos manchados de sangre del pueblo bocatoreño.

El actual liderazgo del PRD, en contraposición, ha asumido la misión estratégica de restaurar y refundar al Partido. Por eso la reunión extraordinaria de su Directorio Nacional en Santiago fue un hito en la restauración de la unidad y la moral torrijista. Con democracia interna, con la reorganización de sus frentes de trabajadores, campesinos, indígenas, jóvenes, profesionales, empresarios y mujeres, el PRD se está preparando orgánica, espiritual y materialmente para frenar a Martinelli y sus secuaces, que quieren secuestrar el país e imponer su política del despojo.

*PERIODISTA Y DOCENTE UNIVERSITARIO.