Temas Especiales

14 de Apr de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Sociedad civil y Sociedad política: Primero Panamá

En sentido amplio, sociedad civil somos cientos de miles de ciudadanos que no pertenecemos a la sociedad política. En un sistema democrá...

En sentido amplio, sociedad civil somos cientos de miles de ciudadanos que no pertenecemos a la sociedad política. En un sistema democrático la sociedad civil puede organizarse, conformando las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC). Según Enrique Brito Velásquez, se trata del ‘conjunto de ciudadanos organizados como tales para actuar en el campo de lo público en busca del bien común, sin ánimo de lucro personal ni buscar el poder político o la adhesión a un partido determinado’.

En Panamá tenemos muchas OSCs, ciertamente representadas por más de ‘cuatro gatos’. Por definición, en cualquier democracia la sociedad civil incluye a gremios, sindicatos, asociaciones profesionales, comunidades religiosas, ONGs, organizaciones comunales, clubes cívicos, universidades, poblaciones indígenas, afrodescendientes, etc. Entonces, hay que tener cuidado en pretender abrogarse la representación colectiva de la sociedad civil.

Los líderes de las OSCs en ocasiones se dedican a tiempo completo a estas faenas en forma asalariada y desde oficinas de la respectiva OSC, gracias a donaciones internas y externas; pero también hay líderes gremiales y activistas de la sociedad civil quienes, a costa de sacrificio personal, profesional y hasta familiar, aportan tiempo en forma gratuita, participando activamente en estos menesteres e impulsando propuestas concretas.

De acuerdo con Gonzalo Gamio Gheri, la función de las OSCs consiste en ‘articular corrientes de opinión pública, de actuación, deliberación ciudadana que permita hacer valer las voces de los ciudadanos ante el Estado en materia de vindicación de derechos y po líticas públicas’... ... ‘al Estado compete la administración del poder, la sociedad civil debe velar porque el Estado no desarrolle políticas autoritarias, respete la legalidad y escuche las voces de los ciudadanos’... ... ‘configura el espacio desde el cual los ciudadanos participan —a través de la palabra y la acción— de la construcción de un destino común de vida’.

El artículo 6 de la Carta Democrática Interamericana dispone que ‘La participación de la ciudadanía en las decisiones relativas a su propio desarrollo es un derecho y una responsabilidad. Es también una condición necesaria para el pleno y efectivo ejercicio de la democracia. Promover y fomentar diversas formas de participación fortalece la democracia’.

Es importante que el Estado permita la participación de la sociedad civil dentro del sistema democrático, pero también es importante que las OSCs cuenten con: Representatividad legítima, organización transparente con la debida rendición de cuentas, un liderazgo que se renueve democráticamente, y actúe siempre con la mayor objetividad, en pos del bien común. Así como importa que el Estado reconozca y dé cabida al rol de la sociedad civil organizada, importa que los líderes de las OSCs también sean las primeros en apoyar las buenas iniciativas, que las ha habido en este y todos los gobiernos democráticos anteriores. No es saludable para la democracia que la credibilidad de toda la sociedad civil se vea minada por exceso de antagonismo y falta de objetividad por parte de voceros de algunas OSCs, quienes se anuncian como representantes de la sociedad civil panameña, pero lo suyo es solo criticar y protestar, pero nunca apoyar buenas iniciativas y proponer.

Muchísimas han sido las iniciativas y aportes que se han dado bajo la égida de la sociedad civil en nuestro país; solo para referirnos a época reciente, podemos señalar la Visión 20/20, Ley de Transparencia, Centro Nacional de Competitividad, Pacto de Estado por la Justicia y la Concertación Nacional. Es precisamente el Consejo de la Concertación Nacional para el Desarrollo, institucionalizado por Ley, uno de los principales aportes de la sociedad civil en la historia republicana.

Para fortalecer la cohesión social y enrumbar a Panamá por el camino de la riqueza extendida, la equidad y el bienestar general, es esta última la instancia que sociedad civil y sociedad política, panameños todos, hemos de privilegiar.

*EX PRESIDENTE DE LA APEDE.