Temas Especiales

14 de Apr de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Realidades de vivir entre la pobreza y la riqueza

‘ No debemos fallar a los miles de millones de personas que esperan que la comunidad internacional cumpla la promesa de la Declaración d...

‘ No debemos fallar a los miles de millones de personas que esperan que la comunidad internacional cumpla la promesa de la Declaración del Milenio para un mundo mejor’. Con solo cinco años para 2015, la fecha límite para alcanzar los objetivos de Desarrollo del Milenio, el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki—Moon, ha pedido a los líderes mundiales que asistan a la cumbre en Nueva York del 20 al 22 de septiembre de 2010, para acelerar el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Continuamente me pregunto: ¿Por qué las diferentes cumbres mundiales, especialmente la de ‘pobreza’, son realizadas con muchos lujos y esplendor? ¡Qué interesante sería, en vez de que la cumbre de la pobreza fuese en Nueva York se realizara en el habitad de los pobres! Ya la sociedad global está consciente de los informes estadísticos de la pobreza, las tendencias, probabilidades y acciones a tomar. Si los presidentes convivieran esta experiencia con los pobres, se fomentaría la sensibilidad, el compartir y ejecutar medidas inmediatas para ayudar a mitigar la situación de la pobreza.

La pobreza siempre ha existido y comprobado bíblicamente; Juan 12, 8: ‘A los pobres siempre los tendrán entre ustedes, pero a mí no siempre me van a tener’. A pesar de lo expuesto, el hombre ha querido buscar forma de controlar la pobreza. Señalaré algunos hechos históricos, teorías, pensamientos y la situación presente: En el siglo XVII en Inglaterra existía la Ley de Pobres y la Ley de los Granos. Matthew Hale: ‘El socorro a los pobres representa un acto de gran piedad hacia Dios omnipotente, pero además era un acto de sabiduría política: Demasiados pobres son peligrosos para la seguridad de los ricos’.

La perdición del pobre es su misma pobreza y las causas de la misma vienen a ser los motivos de la degradación de una gran parte de la Humanidad. (1)

Ley General de la Acumulación Capitalista: Karl Marx, ‘Cuando mayor es la riqueza social, el capital en funciones, la extensión, la intensidad de su desarrollo será mayor; por tanto, la magnitud absoluta del obrero y la fuerza productiva de su trabajo, mayor será también el capital de la reserva... Pero cuanto mayor es la reserva en comparación con el obrero activo, mayor es la masa de superpoblación consolidada, cuya miseria está en razón directa a su tormento de trabajo y finalmente, cuanto más crece la miseria dentro de la clase obrera y el capital de reserva, igual más crece’.

En el Principio de Pareto, conocido como La regla del 80—20. Se describía cómo una población en la que aproximadamente el 20% ostentaba el 80% del poder político y la abundancia económica, mientras que el otro 80% de población, lo que Pareto denominó «las masas», se repartía el 20% restante de la riqueza y tiene poca influencia política. Así sucede con el reparto de los bienes naturales y la riqueza mundial.

El presidente John F. Kennedy planificó una guerra contra la pobreza, pero se dio cuenta entonces de lo vasta que sería la tarea. (2)

En nuestro país de igual manera tenemos diferentes instituciones dedicada a la solidaridad con los pobres. El gobierno en turno tiene varios proyectos en ejecución como: ‘100 a los 70’, el Programa Red de Oportunidades, PRODEC, etcétera.

Existen realidades de vivir rodeado de Pobreza y Riqueza; pero debemos hacer un alto para buscar otra forma de mitigarla, por ejemplo: Educar en valores, las iglesias deberán trabajar fuertemente en la pobreza espiritual que está ligada a la pobreza material, menos política y más trabajo, urge bajar los costos de la canasta básica. Practicar el dar, para que no pase lo de: Lc. 16:19;20;21;22: ‘Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacia cada día banquete con esplendidez. Había también un pobre, llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquel, lleno de llagas. Y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun, los perros venían y le lamían las llagas. Aconteció que murió el mendigo y fue llevado por los Ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado’.

Empresarios panameños, aprendamos de los 38 mayores millonarios de Estados Unidos, que donan sus fortunas a las Filantropía. (3)

*DOCTOR EN CIENCIAS EMPRESARIALES.

1 Principios de economía, Alfred Marshall, página 4.

2 Economía, undécima edición, Paul A. Samuelson, 1983, páginas 98-99.

3 La Estrella de Panamá, jueves 5 de agosto de 2010, sección Capital, página 3C.