Temas Especiales

02 de Jul de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Adiós a Moisés Chong M.

Luego de sufrir la terrible enfermedad de mal de Parkinson, que lo dejó semiparalizado y con dificultades en el habla, más diversas comp...

Luego de sufrir la terrible enfermedad de mal de Parkinson, que lo dejó semiparalizado y con dificultades en el habla, más diversas complicaciones, falleció el sábado 11 de setiembre, a los 86 años, el gran pensador latinoamericano, historiador, filósofo, escritor, ensayista y docente, Moisés Chong Marín.

Moisés se radicó en la ciudad de Chitré desde el 2 de mayo de 1957, sirviendo con su cátedra de Historia y Filosofía e incluso viviendo en el dormitorio de la entonces Escuela Secundaria de la localidad. Amó a esta tierra como si hubiera nacido en ella. Cultivó grandes amistades y siempre pensó en ayudar a los demás.

Nació en la ciudad de La Chorrera, Panamá, el 8 de setiembre de 1924. Sus estudios secundarios los realizó en el Instituto Nacional de Panamá; los universitarios en la Universidad de Panamá, obteniendo el título de Profesor con Especialización en Filosofía e Historia. Además, es autor del Diccionario Biográfico de Filosofía y del Vocabulario abreviado de Filosofía.

Fue director, alma y motor de la Universidad Popular de Azuero, profesor titular de tiempo completo de Filosofía, Lógica e Historia en el Centro Regional Universitario de Azuero.

Así pensaba Moisés Chong: ‘No he tenido la oportunidad o la suerte de disfrutar de ningún apoyo o de favores oficiales ni privados para realizar estudios mediante becas o sabáticas como era mi deseo; no obstante, lo cual y como ya he manifestado, ostento solo el título de profesor de Segunda Enseñanza, con especialización en Filosofía e Historia. De modo parejo pude también desempeñarme como profesor titular hasta 1998 en la cátedra de Filosofía en el Centro Regional Universitario de Azuero. Pero, claro que esto lo he logrado gracias a los desvelos de mi madre y mis reiterados esfuerzos, no exentos de las naturales dificultades propias de quien sus primeros años de vida no fueron una marcha triunfal. No obstante, siempre hasta este momento he mantenido ideales utópicos, sobre todo, de regeneración moral, mediante una educación en función del hombre y no de las cosas.

Mucho me ha llamado la atención el hecho de que en algunos sectores de nuestro país se sostiene la opinión de que la educación formal en los países no desarrollados, incluso en las naciones industrializadas, tiene un efecto altamente positivo como factor de liberación y de progreso social y económico.Muchas han sido y siguen siendo mis ambiciones y que abarcan desde poder seguir leyendo más y más libros, revistas y periódicos hasta tener los recursos suficientes y necesarios para construir escuelas y bibliotecas, así como universidades populares siguiendo el modelo de aquella que fundara el ex rector de la Universidad de Panamá, Dr. Rómulo Escobar Betancourt, y que en su momento me confió el responsable y honroso cargo de Coordinador General de la Universidad Popular de Azuero. En torno a dicho centro educativo han sido muchas las experiencias —unas buenas y otras malas—. Y sobre los 23 años que ocupé el cargo de Coordinador General de la UNIPA no faltaron las ocasiones en que desde las altas esferas de la administración de la Universidad de Panamá se me cuestionara mi capacidad e idoneidad por aquello de mi edad; no obstante, que en todos eso años hubo muestras fehacientes de mis dotes para dirigir y organizar ese centro de educación popular’, escrito de Moisés Chong M.

*EDUCADOR.