Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Exilio vital del pensador Moisés Chong Marín

La noticia me tomó de sorpresa, murió el filósofo panameño Moisés Chong Marín. Nos negamos a aceptar que las grandes figuras pueden mori...

La noticia me tomó de sorpresa, murió el filósofo panameño Moisés Chong Marín. Nos negamos a aceptar que las grandes figuras pueden morir. Muere su entidad física, pero quedan sus ejemplos, sus hechos y sus libros.

Conocí a Moisés en las filas de la gloriosa FEP, en la década del cuarenta, entrando en la del cincuenta. Juntos laboramos en el Comité Pro Paz, que dirigía el Doctor César De León Espinosa, y también en las páginas del Mercurio ‘Voz Universitaria’, junto con Leonel Ferguson, Armando Díaz Wong y José de la Rosa Castillo. Nuestra amistad se proyecto en la Fundación ‘Amigos de Guatemala’, en 1953, hasta su nombramiento en el Colegio de Enseñanza Secundaria de Chitré.

Los trabajos del pensador lúcido que siempre fue Moisés Chong Marín los recibí, con sinceras dedicatorias y siempre los he citado en mis análisis históricos. La amistad de Chong Marín con mi hermano espiritual, el pintor Melitón Castro Urriola, me permitió mantener, hasta hace unos años, el conocimiento de las tareas del insigne pensador de Azuero.

Compañero generacional de Isaías Gracia A., Rómulo Escobar B., Rubén Darío Souza., Adolfo Benedetti, Luis Ayala Gómez y muchos más, Chong Marín rindió una tarea sostenida de Educación, Historia y Filosofía desde 1947 hasta ayer. No debe olvidarse esta figura vital a la Patria panameña, en bien de la patria por la cual luchó, escribió y pensó.

*DOCTOR EN FILOSOFÍA, PERIODISTA Y POETA.