Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

El desmoronamiento del gigante

C ada vez más el opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD) asiste a desatinos que siguen corroyendo sus fundamentos. Lo que pare...

C ada vez más el opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD) asiste a desatinos que siguen corroyendo sus fundamentos. Lo que parecía una fuerza invencible, fue estrepitosamente derrotada en la urnas. Y precisamente a partir de allí —por lo menos de manera visible— comenzó el principio del fin, cuya marcha no se ha detenido en el tiempo. De tumbo en tumbo, se ha esforzado por recomponerse, pero cada vez que lo intenta, aparece en el escenario una situación adversa que gravita con fuerza sobre cualquiera pretensión de reacomodo. Si a esto se le agrega una conducción sin objetivos claros, es lógico advertir el desmoronamiento.

Produce de alguna manera hilaridad observar —con algún nivel de preocupación— a sus voceros en los medios de comunicación, procurando contrarrestar los envíos del oficialismo, que con una estrategia bien definida y meticulosamente pensada ha ido sistemáticamente desmovilizándole sus cimientos.

La acción del poder del gobierno, no le ha permitido al PRD cavilar con seriedad, para poder diseñar una verdadera forma de enfrentar los embates. Así, y mientras el entretenimiento en que han caído, frente a las acciones gubernamental, le han producido severos mareos, al interior ya aparecen los intereses por la candidatura presidencial, lo cual augura contradicciones que bien pudieran contribuir eficazmente a profundizar el derrumbe.

Es claro que sin buenas condiciones a lo externo, pero igual de peor a lo interno, todo parece indicar que el PRD, pudiera no estar en las mejores de las condiciones para enfrentar en los próximos comicios a la maquinaria gubernamental. Así, y por más que se quisiera ajustar un discurso alentador, como aquello de que ‘no desaparecerá el Partido’, la realidad muestra signos claros de golpes que han hecho mucha mella en su anatomía. La desbandada de sus miembros ha sido un duro mazazo, aún cuando, con explicaciones peregrinas pretendan menospreciar el hecho.

Si es cierto que pareciera un fenómeno o práctica común, que el partido en el poder engrose las filas de sus miembros, por un sinnúmero de razones, es correcto, también señalar que los cambios de toldas se producen por muchos motivos que sería importante ponderar.

El reciente abandono de sus filas de un importante alcalde ha movido a la preocupación al PRD, pues esa pérdida viene a contribuir con el sostenido ‘derrumbe’ de ese colectivo político.

Ahora la pretendida interrupción del subsidio electoral añade un elemento más a la agonía perrediana. De manera que ante la sangría de sus miembros, que han perdido la confianza en el partido, al igual que gran parte del electorado panameño, y ante la posibilidad de un vacío económico, le toca con carácter de urgencia administrar el déficit que experimenta, y buscar las fórmulas para retomar el camino, pues el tiempo que falta y que transcurre, no parece augurarle buenas nuevas, muy por el contrario, serias dificultades.

*DOCENTE UNIVERSITARIO.