Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

‘Burrocracia’...

Uso el término ‘burrocracia’ para no ofender el vocablo ‘burocracia’, que se refiere a un mal necesario tal como lo es el gobierno, que ...

Uso el término ‘burrocracia’ para no ofender el vocablo ‘burocracia’, que se refiere a un mal necesario tal como lo es el gobierno, que en su justa medida es funcional, pero jamás en su exceso; porque cuando un gobierno se excede, los problemas de la comunidad dejan de ser los que antes fueron para ser reemplazados por los que crea la extralimitación de funciones.

En 1944 Ludwig von Mises escribió un libro con el título que lleva este escrito de opinión, y sus observaciones no han variado en nada hasta este día en el cual tantos claman por más planificación e intervención gubernamental en todos los ámbitos del quehacer. Y es que tantos buscan que sus vidas les sean regimentadas, pues, ellos mismos rehúyen esa responsabilidad, lo mismo que el esclavo rehúye la libertad.

En los EE.UU. esta tendencia hacia una mayor centralización del poder ha ido mutando y quizás su mayor manifestación ha sido la de tantos grupos de presión que hoy se disfrazan bajo el apodo de ‘progresivos’. Ya no les satisface haberse birlado el nombre de ‘liberales’ y quieren uno más potente; posiblemente porque a ellos mismos les resulta incómodo llamarse lo que no son.

Tal como señala Marcia Sielaff, ‘la burocracia no es el problema sino el síntoma del mismo’. Mises contó que una sociedad solo tiene dos formas de organizarse: una basada en la propiedad privada, el capitalismo y la libertad; la otra basada en un control gubernamental de tipo socialista que invariablemente degenera en un totalitarismo.

Aunque se requiere un sistema burocrático para las funciones de gobierno, el mismo es disfuncional en el sector no gubernamental. Ello se debe a que las burocracias funcionan en un ámbito de estrictas reglamentaciones y ordenamientos jerárquicos. Aquello que administran no les pertenece, como tampoco existen grandes alicientes hacia la eficiencia.

El organismo burocratizado aborrece el progreso, porque altera el balance de poderes que tanto les costó, por aquello de las ‘conquistas’. Pero lo más desconcertante, y que ya Ludwig advertía, es que los estadounidenses, desde la época de Roosevelt en los años treinta, han optado por abandonar de manera voluntaria sus derechos constitucionales.

Mucho se critica al ‘libre mercado’, pero la única alternativa es la de delegar a una minoría en el gobierno la toma de decisión en cuanto a los precios. Sin embargo, la realidad es que dichas minorías son tan o más propensas a cometer errores como lo pueden ser las personas que conforman el mercado. La democracia se altera con cada nuevo funcionario que se añade a la planilla estatal; porque pocos están dispuestos a votar en contra de quien les dispone la mesa. En fin, resulta irónico que quienes se denominan ‘progresivos’, sean precisamente los afectos a un régimen ideológico que no puede sobrevivir sino en un sistema aterosclerótico, rígido e inflexible.

No duden que el mundo entero se enfrenta a la guerra más dura de toda la historia; aquella entre los que aman la libertad y los que no aspiran a más que un buen amo.

*EMPRESARIO.