Temas Especiales

13 de Apr de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

La importancia del periodista

Ayer 13 de Noviembre se le rindió homenaje a ese profesional que, a riesgo de su vida, se mete en sitios insospechados para darnos a con...

Ayer 13 de Noviembre se le rindió homenaje a ese profesional que, a riesgo de su vida, se mete en sitios insospechados para darnos a conocer los hechos que ocurren. En este día, pero en 1918, fallece el poeta y comunicador social, Gaspar Octavio Hernández. Años después se aprobó dedicar esa fecha para honrar y agasajar a los periodistas.

En el libro, Libertad de Imprenta, resalta la siguiente cita: ‘Los países prosperan en razón de la mayor o menor facilidad con que se comunican los pensamientos y las cosas’. Esta es una verdad de a puño. Si juzgamos el desarrollo del mundo encontraremos que éste se encuentra más afianzado en aquellas naciones donde sus habitantes gozan de mayores libertades.

En Panamá falta mucho por llegar a esos escenarios. Existe una clase política, sindical y empresarial con una piel muy sensible. Estamos inmersos en demandas contra los periodistas. Soy partidario de que todo el mundo diga lo que piensa, claro, utilizando correctamente el idioma. Me inclino por eliminar todo tipo de sanción en contra de aquellos que se atreven a decir sus verdades; que sean la conciencia y la opinión pública, los únicos jueces para sancionarlos.

Sobre lo anterior pregunto, ¿estamos en condiciones de darle rienda suelta al pensamiento a través de los medios de comunicación social? En todos los países, unos más, otros menos, los gobernantes utilizarán el poder para que los periodistas no se metan en asuntos que pudieran poner en peligro aspectos de seguridad.

En el libro La Información de Fernand Terrou, hay una cita que dice: ‘Si doy rienda suelta a la prensa, escribía Bonaparte, al día siguiente del 18 brumario no permaneceré ni tres meses en el poder’. Cuando existen buenos gobernantes no debe existir temor a la prensa. Si se trabaja apegado a la ley, cumpliendo los propósitos democráticos, la prensa puede, incluso, ser aliada.

Termino estos comentarios con parte de lo señalado por el decano de los periodistas, el señor Luis Restrepo Rosas: ‘La libertad de expresión anima a los que se consideran débiles; es el arma de los oprimidos; la picota para clavar las cabezas de los tiranos. Es el tractor de la historia que abre el camino de la liberación para la gente mantenida en silencio’.

Como diputado de la República presentaré, el otro año, un proyecto que ampare a los periodistas. Con la eliminación de las ‘leyes mordaza’, el comunicador social ha quedado desamparado. Y es que el ex presidente, Martín Torrijos, por complacer a la Sociedad Interamericana de Prensa, dejó a la buena de Dios a quienes nos mantienen al día de todo lo que ocurre en Panamá y el mundo.

Mientras otras profesiones tienen sus leyes, los periodistas quedaron huérfanos. Este es el momento de hacer algo por ellos, buscando como Norte la justicia y la buena relación entre dueños de medios y colaboradores.

Estimados periodistas, saludos y muchas felicidades en su día.

*DIPUTADO DE LA REPÚBLICA / CIRCUITO 8—7.