Temas Especiales

20 de Jan de 2021

Leonor T. Mendieta R.

Columnistas

¿Cómo votar el 4 de mayo?...

¿Qué tal si votamos en conciencia? ¿Qué tal si dejamos nuestros intereses personales en casa.

¿Qué tal si votamos en conciencia? ¿Qué tal si dejamos nuestros intereses personales en casa y a la hora de depositar nuestros votos por cada uno de los cargos, lo hacemos pensando en lo que más conviene a todos?

Lo más seguro es que la mayoría de los votantes no logrará siquiera volver a ver de cerca a los candidatos por los que vote, que quizá le han visitado en su casa, le han estrechado la mano con una amplia sonrisa, o hasta le han abrazado y acariciado el perro, y menos los verán si ganan.

Pero si, al menos, sabemos que son personas decentes, eso nos garantizará hasta cierto punto, tampoco es seguro, ya el poder se encargará de hacerlos ver tal cual son, que se esforzarán por cumplir un cierto porcentaje de lo que nos prometieron a la entrada de nuestras casas, o de acuerdo a la propaganda que nos dejaron bajo nuestras puertas.

¿Más claro?... la realidad del votante y sus candidatos es así. No es verdad que nos consigan trabajo o nos den todo lo que nos prometieron, a menos que seamos muy cercanos a ellos o nos convirtamos en sus sombras... y a veces ni siquiera así.

Entonces, pensando pragmáticamente, ¿por qué condicionar nuestro voto a esas promesas, privando a nuestra comunidad y país de tener a su servicio personas que sí van a hacer un trabajo pensando en el bien común, no en las futuras elecciones?

De lograr llevar a la Presidencia de la República, a la Asamblea Nacional, a los municipios personas en verdad dispuestas a trabajar por el bien común, igual seremos beneficiados, y de paso hacemos bien al país de todos; aunque no podamos ufanarnos de ser amigos personales del ‘señor presidente’ o del ‘honorable’ diputado, alcalde o representante de corregimiento. De por sí, la mayoría no puede hacerlo, ¿cierto?

Votemos en conciencia, pensemos en el bien de todos, elijamos a los mejores.

En cuanto al futuro presidente de la República, solo me atrevo a decirles que analicemos a los candidatos CON MUCHO CUIDADO, no metamos la pata nosotros, otra vez...

Dios ilumine sus pensamientos y bendiga sus manos el 4 de mayo, que sea votar... no botar.

EDUCADORA (R)