Temas Especiales

18 de Jan de 2021

Yolanda I. Crespo D.

Columnistas

Las tres bodas de Manolita

Las tres bodas de Manolita es la tercera parte de Episodios de una guerra interminable, una serie de seis volúmenes, nueva novela.

Las tres bodas de Manolita es la tercera parte de Episodios de una guerra interminable, una serie de seis volúmenes, nueva novela coral de Almudena Grande, recién publicada, sobre la Guerra Civil Española.

Basada en acontecimientos reales, recupera la memoria colectiva, situándonos en los años cuarenta, ostenta un mosaico literario extraordinario entre la realidad y ficción. Pone a la luz acontecimientos que marcaron la vida española, el miedo, el temor a la delación, la miseria, el hambre, las tinieblas de la mentira, el estraperlo. Las mujeres cargan con el peso de la familia, la vida en la clandestinidad, la corrupción de los miembros del clero, la resistencia al franquismo. Es un canto al triunfo de la vida sobre la muerte y desesperanza.

Bella y tierna historia de amor y lealtad dentro de un mundo sin sentido. Encarna la resistencia al régimen franquista.

Los personajes tienen una vida intensa, profundidad psicológica, humanidad, sobrevivientes republicanos, bien delineados. Solo los hombres cultos son libres.

Manolita, humilde, solidaria, compasiva, madura a través del sufrimiento, queda sola con sus hermanos, tiene que buscarse la vida, clandestinamente, joven, indefensa, consigue salir adelante con una determinación feroz.

Contrae matrimonio tres veces con Silverio, tímido mecánico habilidoso, novio que le buscó su hermano Antonio. Manolita entra a la cárcel de Porlier, para casarse, conseguir reparar la máquina multicopiadora, pagándole al párroco cada boda, negocio del capellán de la cárcel, que propiciaba una hora a solas con el preso en un cuchitril inmundo.

Historia real del capellán que se enriqueció durante años organizando cinco bodas diarias, cobrando dos mil pesetas, diez kilos de pasteles, diez cartones de tabaco, ganando un dineral a costa de la desesperación de los presos y sus familiares.

Gracias al amor, Manolita consigue salir adelante, ser feliz en condiciones terribles. Manolita le ofreció a Silverio un afecto en el que atrincherarse, poder resistir, se convirtió en un hombre libre rodeado de eslavos. ‘Con el tiempo comprendí que la alegría es un arma superior al odio, las sonrisas más útiles y más feroces que los gestos de rabia y desaliento. Me acostumbré a sonreír a todas horas, para que entendieran que no podían herirme, moldeando mi carácter para hacerme cada vez más fuerte, no me arrepiento de nada’. Encarna la esperanza con que muchos combatieron, sobrevivieron la dictadura.

Denuncia la participación de las monjas en la esclavitud infantil. Cuando detuvieron a la madrastra de Manolita, el Estado envió a sus hijas menores a un colegio en Bilbao, pensando que iban a estudiar. Isabel fue explotada cruelmente por las monjas franquistas, como el jabón era caro, la obligaban a lavar con sosa que destruía las manos, la mandaban como sirvienta para que se recuperara.

Los hijos de los detenidos tenían que realizar trabajos forzados para redimir las penas de sus padres, planchando, haciendo oficios de limpieza para los clientes de las reverendas en la comunidad, las religiosas cobraban dinero además de la pensión franquista. La salud de Isabel se deterioró, sufrió de anemia, desnutrición, maltrato. Orejas es un personaje siniestro, calcado del comisario Conesa, maestro de torturadores, verdugo más grande de la dictadura, condecorado en 1976. Traidor, es la sombra oscura que denuncia a sus compañeros y amigos que confían en él. Interviene eficazmente en las torturas e interrogatorios, asesina a Eladia, la novia de Antonio, hermano de Manolita. Antonio logra esconderse en un tablao flamenco, encontramos escenas cargadas de sensualidad.

El mundo de las meretrices, el chulo Trinidad olía a una prostituta a la distancia, no la soltaba jamás, sabía cómo ser el amante que cada mujer quería que fuera, violento, tierno, apasionado, frío, amable, desdeñoso, se mantenía en forma, quería violar a una niña.

‘Esta novela no cuenta lo que ocurría en la cárcel, sino en las colas. Manolita consigue que la vida triunfe sobre la muerte en las puertas del infierno’.

Propiedades expropiadas, juicios amañados, fusilamientos en las madrugadas.

PSICÓLOGA