Temas Especiales

15 de Jan de 2021

José A. Amador Velarde

Columnistas

Los presidenciables... ¿y la Constitución?

Una constitución estableciendo la responsabilidad contractual, verdadera y efectiva entre gobierno y gobernados

Durante más de un año, hemos vivido la peor campaña política en la era Republicana, Militar y Democrática, donde ha existido el irrespeto personal y colectivo, el insulto, la ofensa y las acusaciones pretendiendo denigrar a sus adversarios.

Recientemente, observamos, a través de la TV, un ‘Show Circense’, en el cual cinco de los candidatos a la Presidencia, presentaron ‘sus propuesta incumplibles’, prevaleciendo las acusaciones personales y familiares, mostrando su preocupación por resolver los problemas del pueblo, que según estos ‘paladines del progreso y desarrollo socioeconómico del pueblo’ son quienes cambiarán el rumbo del país y lograrán, uno de ellos, que cada panameño tenga casa, no le falte agua y podremos caminar sin miedo por las calles y avenidas, porque todos tienen la solución y Panamá se convertirá en un ‘paraíso’, carente de todo problema.

Ninguno hizo alusión a un factor importante y obligatorio, como es la creación de una ‘NUEVA CONSTITUCIÓN’ y no hacerle reformas, como las hechas por más de un siglo, a un ‘modelo Constitucional’ tradicional, que, de acuerdo con los cambios generados en el mundo, se exige otro tipo o formato de Carta Magna.

Una Nueva Constitución distribuyendo el manejo y control del Estado en las diferentes provincias o Estados, quienes se responsabilizarán de su administración, desarrollo y progreso, regulados por un ‘Gobierno Central’, donde no prevalezca el ‘Control del Ejecutivo’ sobre los otros poderes, se elimine la centralización y paternalismo.

Una constitución estableciendo la responsabilidad contractual, verdadera y efectiva entre gobierno y gobernados. Donde el presidente, gobernadores, alcaldes, concejales o representantes y otras autoridades nacionales sean electas por el voto directo del pueblo. Cambiar la fórmula para nombramientos de los magistrados de la Nación, regular las funciones de los diputados de la Asamblea, que solo hagan Leyes.

El desarrollo de programas y proyectos comunales responsabilidad de los municipios y otras regulaciones que se establezcan en una Nueva Carta Magna.

Repetir la historia de 1903, cuando nos independizamos de Colombia, la Junta de Gobierno Provisional, llamó a una Constituyente para redactar una Constitución ajustadas a las necesidades de los panameños. No es imposible hacer un Nuevo Proyecto de Constitución.

El tema Constitucional no ha sido considerado por los candidatos. Se han limitado a hacer promesas incumplibles e insostenibles económicamente. Las que se realizan o realicen son pagadas por el pueblo, con sus impuestos, y no salen del bolsillo del presidente o quienes la formulen.

A los actuales presidenciables les falta el carisma. Ninguna de estas destacadas personalidades cuenta con ‘el patriotismo, aunque no era panameño’ del Dr. Manuel Amador Guerrero, quien forjó y fundó una República libre, independiente y soberana; con la ‘visual futurista’ del Dr. Belisario Porras Barahona, impulsando el desarrollo urbanístico, social, productivo, educativo y de salubridad en sus administraciones; del patriotismo demostrado por don Roberto Francisco (Nino) Chiari Robles ante la imposición de EE. UU.

La oferta, del general Omar Torrijos H., al pueblo de gobernarse, la oportunidad a los interesados de continuar estudios secundarios y universitarios, de lograr la devolución del Canal y la extirpación del dominio gringo haciendo que solo ondeara la Bandera panameña y la visual del Dr. Ernesto Pérez Balladares, quien se adelantó a la globalización mundial.

Vendió dos instituciones paternalistas y ofreció la oportunidad de la inversión internacional, desarrollando programas de electrificación y hoy día, más de la mitad de panameños podamos tener un medio de comunicación personal e individual y creó con la privatización un fondo millonario para garantizar mejoras en el futuro, que ha sido vilipendiado por posteriores gobiernos.

Todos y cada uno de los actuales aspirantes a la Presidencia carecen de las características de esos cinco Estadistas que ha tenido la República en sus tres etapas de gobierno. Dicen que hablan con el pueblo y que conocen de sus necesidades. Por ello, les recomiendo suban a la cima del Barú, al Canajagua, a la Cordillera de Veraguas o a la cima del Tacarcuna en Darién y desde esas planicies observen la verdadera imagen panameña que no se resuelve con promesas. Es indispensable la transformación constitucional con una NUEVA Y MODERNA CARTA MAGNA, para no repetir los errores del pasado.

HISTORIÓGRAFO Y ESCRITOR.