Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Federico José Guillermo Tejada

Columnistas

Votemos a conciencia

Las disposiciones en materia de seguridad ciudadana deben ser un tema de primer orden, las actuales medidas no dan resultados

Faltan semanas para elegir al ciudadano, y al equipo que gobernará por los próximos cinco años en Panamá, y creemos conveniente hacer algunas acotaciones sobre los pendientes que deberán atender en la creación de políticas públicas. Otro quinquenio sin solucionarlos sería caótico para la democracia insipiente de nuestro país.

El alto costo de la vida, la falta de trabajo con buenos salarios, y lograr una educación verdaderamente transformadora, que enriquezca, no solo el conocimiento, sino que logre hacer cambios sustanciales en la persona, dotándolos de riquezas, y herramientas para transformar su entorno son partes de estos pendientes.

Las disposiciones en materia de seguridad ciudadana deben ser un tema de primer orden, las actuales medidas no dan resultados, contrarios a las acciones tendientes a combatir el narcotráfico, y so pretexto de esto se promueve nuevamente el armamentismo, y se incentiva el militarismo como fuerza de represión.

Los asaltos, asesinatos, el aumento de las pandillas son un asunto que hay que tomar muy en serio por sus implicaciones para el desarrollo. Al incremento de la corrupción, el despilfarro, y el robo descarado de las arcas del Estado hay que darle un alto.

El transporte, donde el Metro llena una parte importante de la solución, su contraparte el Metrobús ha resultado ser un fiasco. El concesionario no ha podido solucionar el problema de la frecuencia, mientras anuncian nuevas rutas con el mismo parque de buses, y siguen ensayando alternativas que no resuelven el problema.

Mientras, aupados por el caos, sectores inescrupulosos escudándose en el ambiente electoral reviven los diablos rojos y busitos en rutas donde se habían extinguidos, y cobrando más de lo permitido.

El problema del agua hay que resolverlo. No hay que ir muy lejos de la ciudad para presenciar las trágicas situaciones que enfrenta la población diariamente, y que sufre por su carencia. Hay que propiciar un sistema de salud moderno y eficiente.

Las infraestructuras hospitalarias que vamos a heredar hay que dotarlas del recurso humano para atenderlas, con tecnología de punta, y promover más la salud preventiva. Fortalecer las instituciones, y la democracia en sí, priorizando en la separación de los poderes del Estado, y enfatizar aún más en el uso de energías renovables, enfatizando en el cuidado del medio ambiente.

Las alternativas de gobiernos como las que viven países como Venezuela o Nicaragua surgen cuando la clase económica dirigente se olvida de que a más del 90 por ciento de la población no le llega el crecimiento económico, pero también la culpa de gobiernos que no atienden sus problemas más serios, como los señalados, se deben principalmente a los mismos electores, pues los ‘pueblos tienen los gobierno que se merecen’.

PERIODISTA