Temas Especiales

17 de Jan de 2021

P. Fernando Pascual

Columnistas

¿Qué parte del cerebro piensa en el cerebro?

Alguno llega a decir que el cerebro tiene un sector que explica el modo religioso de pensar

En textos divulgativos y otros producidos desde la mente de importantes investigadores, encontramos pistas para identificar aquellas partes del cerebro que elaboran y ‘piensan’ lo relativo a la Ciencia, a la Religión, a la Ética, a la comida, a los gustos personales. Algunas de esas partes estarían condivididas para trabajar sobre ciertos temas, otras serían más especializadas.

Alguno llega a decir que el cerebro tiene un sector que explica el modo religioso de pensar el mundo, mientras que otro sector sería el responsable de la mentalidad que permite el desarrollo científico y tecnológico.

Surge entonces la pregunta: ¿qué parte del cerebro lleva a distinguir entre partes del cerebro? Si, además, uno llega a pensar que el predominio de la parte ‘científica’, sería mejor que el predominio de la parte ‘religiosa’, ¿qué parte del cerebro alcanzaría esta conclusión, y por qué muchos no llegan a ella?

No se trata de establecer un rompecabezas o un juego de palabras.

Si el cerebro en sus diversas partes fuese capaz de explicar todas las complejas actividades humanas, habría que individuar también esa parte del cerebro que dirigiría el esfuerzo de muchos para explicarlo toda la vida psíquica a través del cerebro, y que estaría ‘dañada’ en quienes no alcanzan a pensar así su propio cerebro.

Ante estas preguntas, dirigir la mirada a un filósofo griego llamado Platón podría ofrecer estímulos interesantes. Porque para aquel pensador, que abordó tantos argumentos, solo si en el hombre hay un principio espiritual resultaría posible mirarse a sí mismo y buscar explicaciones sobre la verdad y la falsedad de tantos pensamientos propios y ajenos.

El ejemplo del ojo usado por Platón resulta, en ese sentido, de especial interés. El ojo ve, pero no ve qué ve. Uno puede decir que lo que ve y lo que oye son cosas diferentes, porque tiene un alma capaz de ir más allá del dato sensible, de juzgar sus propios actos en sus semejanzas y diferencias.

Aplicado el ejemplo al cerebro, solo uno puede decir que el cerebro lo explica todo y que los espiritualistas estarían equivocados porque... porque es un ser dotado de un alma espiritual. En otras palabras, el materialismo de quien afirma que las neuronas lo explican todo, es posible, porque posee algo que está más allá de las neuronas y se llama alma espiritual...

¿Qué parte del cerebro piensa el cerebro? Ninguna, porque pensar en el cerebro resulta posible gracias a la presencia en cada ser humano de una inteligencia que radica en su espíritu. Ese espíritu permite que existan tantas opiniones en el mundo humano, algunas completamente falsas, otras con elementos válidos y otros caducos, y otras más cercanas a esa verdad que todos buscamos y deseamos desde lo más profundo de nuestras almas.

SACERDOTE