Temas Especiales

26 de Jan de 2021

Edilia Camargo

Columnistas

¿Habrá vacuna contra la producción de pobres?

A nadie le ha interesado examinar la pobreza y su manifestación perversa del hambre

S e habla de ‘erradicar la pobreza extrema y el hambre’, la marginalización, tanto como acabar con el mosquito anófeles o el Aedes. Esta línea de pensamiento es tan perversa, que casi estaríamos tentados de admitir que ser pobre equivale a tener ‘carencias’ y, en primer lugar, de comida... entendida esta como algo que nos llene el vientre y las tripas, aunque nos importe un bledo, lo que ese algo sea: carbohidratos, grasas, ¡tierra, sangre, si fuera necesario! Cinco panes y un pescado, parece fue en algún momento ‘la comida para pobres’. Por su comida los conoceréis...

Se enfocarán así las ‘carencias materiales de los pobres’ de igual forma como se leen las de calcio, fósforo, vitaminas, en una prueba sanguínea. (Los ricos, aparentemente, no las sufren —’ellos se defienden solos!’.). ‘Se trata de cubrir sus necesidades básicas’, ha escrito recientemente el Dr. Ardito Barletta en un escrito publicado en La Estrella de Panamá el miércoles 30 de abril de este año.

El Banco Mundial habla en otro registro, no tan alejado al utilizado por el Dr. Barletta, de definir la pobreza extrema basándonos en el establecimiento de un ‘umbral’ de posible aplicación internacional. Medirán precios de ‘canastas básicas y cómo ellas traducen la satisfacción de ‘lo básico’, entre países —umbrales nacionales—... Qué hay en la canasta básica ‘necesario para vivir’ en Moscú. frente a Managua, o Panamá, por ejemplo. Así, los pobres ‘de verdad’ son aquellos que no alcanzan el umbral de $1 a 2 por día en paridad de poder adquisitivo. Criterio ampliamente cuestionado, dadas las complejidades a lo interno en los países (urbano/rural y dentro de esto las marginalizaciones de grupos étnicos... dejados atrás en la carrera por ‘el desarrollo’...

El PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo) propone ‘medir’ pobreza vía su Índice de Pobreza Humana, avanzando del esquema ‘satisfacción/’erradicación’, para incorporar otras variables cuantificables (supervivencia, conocimientos, nivel de vida, longevidad, analfabetismo prolongado, acceso al agua, atención sanitaria, letrinas, etc).

A nadie le ha interesado examinar la pobreza y su manifestación perversa del hambre y la marginación, como una violación flagrante del derecho humano fundamental a disfrutar de una vida libre de ese sufrimiento, en otras palabras, el derecho a no ser pobre... (Why Should People Not be Poor? Neera Chandhoke in Freedom from Poverty as a Human Rights, UNESCO 2009). Y es que se nos vendrían abajo las industrias de pobres, al igual que las industrias culturales. No habría espacio para medir la pobreza y la pobreza extrema. Nos quedaríamos sin piso para ‘distribuir’ y mercadear la felicidad ligada a la ‘riqueza’ de ‘tener’ (vacaciones en Disney) contra ‘el ser’ y justificar de ese modo mal paridas ‘políticas públicas’ basadas en dádivas y gabinetes ‘sociales’ en apoyo de una educación para habilidosos, una cultura para pobres diablos, frustrados, buscando sus ‘cachimbas’... /identidades y esto aplicable a todas las edades.

Otra tentativa de respuesta la aporta Spivak, mirando al aniquilamiento de millones de seres humanos empobrecidos al no ofrecérseles alternativas de cómo elegir salir de sus ataduras extremas.. ‘‘double / triple.. o bind’... El papel que juega en este rejuego, la lengua materna concebida coma aquel instrumento que se inserta en el mecanismo de la tierna infancia y que es capaz de ser la matriz de todas las lenguas, puesto que nos da las equivalencias necesarias para aprender... en cualquier lengua... ¿Cómo puede medirse la fuerza de este instrumento en el posicionamiento de mi ‘mismedad’, quién soy? Diego Domínguez dixit. En otras palabras, ¿cómo reorientar el puro deseo hacia el invento de una vida libre y creadora, no de pendejaditas... obras de arte. ¿Si no como tarea permanente de una educación estética dentro de un mundo globalizado, creador de un arte de vivir? ¿Alguna ‘revolución educativa’ se atreverá?... Affaire à suivre...

FILÓSOFA