Temas Especiales

13 de May de 2021

Rosa Siu Córdoba Fung

Columnistas

Debates sobre las islas Senkaku

Quisiera opinar sobre las campañas chinas y taiwanesas que se desarrollan en los medios de nuestro país

Quisiera opinar sobre las campañas chinas y taiwanesas que se desarrollan en los medios de nuestro país reclamando la supuesta soberanía sobre las islas Senkaku. A mi entender, ninguno de sus argumentos derriba del hecho de que las islas pertenecen histórica y jurídicamente a Japón, las mismas están bajo el control de éste en la actualidad. Las islas nunca estuvieron pobladas por la comunidad china y no se justifica algún reclamo. Sin contar que, basados en todos los hechos históricos, ¿por qué tanto tiempo ha tomado China en hacer algún tipo de reclamo?

Por ejemplo, cuando se reclama que las islas fueron utilizadas por el pueblo chino desde la época de las dinastías antiguas, antes de la anexión a Japón en 1895, no se entiende por qué China y Taiwán no reclamaron su derecho en el momento, sino hasta los años 70 del siglo XX. Esto hace más creíble la argumentación nipona, la cual dice que al momento de la anexión las islas estaban despobladas y fueron integradas debidamente a su territorio.

Otro argumento erróneo, a mi parecer, es el que hace referencia a las Declaraciones de El Cario o de Potsdam, las cuales no tuvieron validez legal, puesto que el tratado que define legalmente el territorio del Japón después de la Segunda Guerra Mundial es el Tratado de Paz de San Francisco de 1951, como consecuencia del cual Japón renunció a Taiwán y a otras islas, pero no a las islas Senkaku.

Hay que recordar que tampoco se registró ninguna protesta en ese entonces porque el tratado no hiciera a Japón renunciar a las islas Senkaku. Por este tratado, las islas pasaron al control estadounidense hasta su devolución al gobierno japonés en 1972. En la última visita del presidente Barack Obama a Japón, aclaró explícitamente que estas islas forman parte del territorio japonés.

Ahora, para mantener la paz y la estabilidad, tanto de la región así como del mundo, espero que los países del Extremo Oriente se esfuercen en fortalecer los lazos de amistad, obviamente respetando los Derechos Internacionales establecidos, en lugar de organizar campañas sin fundamentos en un país ajeno.

COMUNICADORA