Panamá,25º

19 de Feb de 2020

Soledad Escobar G.

Columnistas

Impugnaciones electorales

"Nos llama poderosamente la atención que, en materia electoral, nuestro código reglamente Impugnaciones a Candidaturas"

Cada cinco años, vivimos nuevas experiencias en materia electoral en las elecciones generales y que muchas de estas experiencias, tanto buenas y malas, son tomadas en su mayoría por el Tribunal Electoral para hacer los ajustes necesarios y plantear las nuevas reglas que se verán plasmadas en el Código Electoral, que se actualiza para cada elección general.

Sin embargo, hay un punto (entre muchos otros), pero ahora es el que más relevancia ha tomado por la forma en que el Estado apoyó a miles de candidatos del gobierno que eran sus favoritos. LAS IMPUGNACIONES.

Nos llama poderosamente la atención que, en materia electoral, nuestro código reglamente Impugnaciones a Candidaturas y que estos artículos sean los que rijan al mismo tiempo para las Impugnaciones a las Proclamaciones de las Elecciones Generales. No es lo mismo impugnar una candidatura, que impugnar una proclamación a un puesto de elección, de una elección general.

Nuestra legislación no hace diferencias entre las proclamaciones de los circuitos uninominales de los plurinominales y he aquí el real problema de las impugnaciones en estos circuitos.

En los circuitos plurinominales, el Tribunal Electoral proclama a los candidatos ganadores en una misma acta, (Capítulo Décimo Proclamaciones, Artículo 326 Código Electoral); sin embargo, al momento de entregar las credenciales a los ganadores en estos circuitos, el Tribunal lo hace de manera individual.

El artículo 345 habla de demanda de nulidad de elección o de proclamación; no se hace distinción de proclamaciones en los circuitos plurinominales. Por tanto, cuando se da una irregularidad en estos circuitos, el afectado debe demandar el acta de proclamación que involucra directamente a todos los candidatos que hayan sido proclamados ganadores. Mas, no necesariamente el candidato que perdió recurrirá con todos los que resultaron ganadores.

El artículo 347 dice: No se podrán extender credenciales a ningún candidato cuyo derecho a ser proclamado pudiera resultar afectado por demandas de nulidad, instituidas por este código y pendientes de decisión por el Tribunal Electoral.

No se puede afectar a un tercero ganador, en este caso, se impugna en un circuito plurinominal que escoge cuatro diputados, pero que realmente la demanda es solo contra un solo candidato o dos candidatos, por la mala redacción de un artículo, ya que como vemos, se impugna la proclamación y como sabemos se proclama en una sola acta a todos los diputados de ese circuito.

Taxativamente, se puede entender que las impugnaciones son un proceso sumario, tal cual se desprende de la lectura de los artículos 267 al 273 del Código Electoral.

Por otro lado, es importante establecer términos para que el Tribunal Electoral se pronuncie sobre las impugnaciones, vemos que a más de tres meses de celebradas las elecciones, aún no se decide este tema. Afectando así el verdadero y completo desempeño de la Asamblea Nacional, que a la fecha está funcionando con solo 57 de 71 diputados.

No podemos dejar de mencionar el hecho de que en las demandas que se han presentado se ha invocado la causal número 14 del artículo 339 del Código Electoral: La celebración de las elecciones sin las garantías requeridas en la Constitución Política y en el presente Código.

Somos del criterio que mal se puede alegar esta causal, cuando los hechos que se aducen de la misma son la utilización y apoyo a candidatos con recursos del Estado, pues estos apoyos se dieron desde antes de que se abriera el proceso electoral (formalmente) en enero del 2014, por ende se debió haber presentado las denuncias previas ante el organismo correspondiente: Fiscalía Electoral.

Debemos aclarar que fueron obvios la intromisión y el apoyo del Gobierno para algunos candidatos a puestos de elección, pero existía por ley el mecanismo para actuar. El hecho de que esta institución no cumpliera en su momento con su función de investigar, no es excusa para no haber presentado las denuncias pertinentes.

De igual manera, se pudo haber advertido formalmente al Tribunal Electoral sobre estos hechos que evidentemente se dieron.

De haber ganado el gobierno de turno en el momento de las elecciones, estamos seguros de que no se hubiesen presentado muchas impugnaciones y menos invocando esta causal.

En este sentido, se evidencia un vacío legal en relación a los circuitos plurinominales, así como en materia de impugnaciones en nuestro Código Electoral, que deben ser subsanados para las elecciones generales del 2019, porque se está violentando el derecho al sufragio de los ciudadanos que escogieron libre y democráticamente a sus autoridades, y que las mismas no han podido asumir el cargo para el que fueron favorecidas con el voto.

ABOGADA