Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Ereyla Gálvez

Columnistas

Panamá y el comercio electrónico

La tecnología se ha convertido, en los últimos años, en uno de los referentes de progreso de los países

La tecnología se ha convertido, en los últimos años, en uno de los referentes de progreso de los países. La expansión de Internet en el mundo y el continuo desarrollo de herramientas tecnológicas han cambiado la manera en que realizamos nuestras actividades cotidianas, incluso la forma en que hacemos negocio, dando paso al comercio electrónico.

Panamá es el tercer país con mejor posición en Latinoamérica en TIC y el primero en Centroamérica, al ocupar el puesto 43, de acuerdo al Informe Mundial sobre Tecnología de la Información 2014, que elaboró el Foro Económico Mundial, superado solo por Puerto Rico en el escalón 41 y Chile en el peldaño 35. Esta realidad se debe, en gran medida, a las iniciativas gubernamentales enfocadas a reducir la brecha digital, como clave para la sostenibilidad del crecimiento económico y desarrollo social, entre las que se destacan, el plan nacional de Banda Ancha y la cobertura de Internet gratuito, la Geo-red, la distribución de computadoras, así como las fuertes inversiones de la empresa privada en infraestructura y conectividad, que creen en el potencial digital local.

Además, en el 2013, en la adquisición de dominios web registrados en Panamá ascendieron a 8440, equivalente a 20.3 % más que el año anterior, según datos de la Dirección de Tecnología de la Información y Comunicaciones (DITIC) de la Universidad Tecnológica de Panamá, lo cual demuestra que el comercio electrónico es un mercado en crecimiento en el que cada vez más empresas y el Estado participan.

Estos logros, también, representan retos para continuar explotando el potencial digital, en el que las ventas y compras electrónicas son las áreas de comercio electrónico con mayor oportunidad, tanto para las Pymes y grandes corporaciones, sobre todo las de servicio, las cuales han descubierto su capacidad para mejorar los canales de comunicación, la seguridad de las plataformas, ahorro de tiempo y dinero en la atención a los clientes, mayor exposición de su mercancía, entre otros.

De igual manera, las personas han encontrado en la compra y venta electrónicas beneficios que impactan directamente en su calidad de vida, particularmente en la disponibilidad de 24 horas, el ahorro de tiempo en las transacciones, acceso al mercado mundial, aumento de la confianza en el uso de Internet para gestión comercial, facilidades de pago y otras que lo han hecho trasladarse del mercado tradicional al virtual.

Para que Panamá continúe posicionándose como un territorio fértil para el comercio electrónico, es necesaria la sostenibilidad de las iniciativas efectuadas hasta ahora, la innovación del sector tecnológico y la especialización del capital humano, para que los residentes en el país puedan aprovechar mejor la plataforma tecnológica disponible y convertirnos en el país referente en Latinoamérica en cuanto a TIC.

*ESPECIALISTA EN COMERCIO ELECTRÓNICO.