Temas Especiales

08 de May de 2021

Avatar del Julio César Caicedo Mendieta Portocarrero

Julio César Caicedo Mendieta Portocarrero

Columnistas

Ni un lápiz a Colombia

Columna de opinión

García Márquez no le dio ni un lápiz a Colombia... ¿Saben por qué?... ¡Por sapos!, sacando de esa lista a los del Tolima, Valledupar, y toda la gente buena de sus costas. El Gobierno colombiano comete un error al considerarnos ‘paraíso fiscal’, demostrando que no heredaron nada de José Manuel Marroquín que sabía de negocios.

Colombia está jugando con candela descuidando el incendio que los consume, con tizones prendidos por Cuba, Venezuela y la Farc. Se sabe que antes de los hermanos Castro, Colombia no sacaba su plata a otras latitudes, ahora por la inseguridad y de lo que podría venir, la evasión fiscal al país se estima en 5 billones de dólares. Y un billón son 1,000,000,000,000; es decir 1 millónX10(12). A Panamá llega una ínfima parte, por la seguridad que existe en ese sentido.

En EE. UU. y Europa es donde está la plata colombiana, pero los paisas quieren, como los gringos, cobrar impuestos a los suyos con negocios en otros países comenzando por Panamá, corriendo el riesgo de perder a sus nacionales de plata, como aquellos gringos que estudian rescindir de su nacionalidad, con tal de no pagar semejante tasa impositiva.

En EE. UU. los impuestos son más caros que una querida ‘limpia’ con hijos en edad escolar, en Panamá no. Colombia perderá mares territoriales e islas si sigue ‘mamando gallo’. Nosotros seguiremos siendo por naturaleza un territorio que ofrece un régimen tributario favorable a los ciudadanos y empresas extranjeras que se registren en nuestro territorio y punto.

Paraísos tenemos: la Isla de San Miguel, Capira, Coclé y Coclesito. Cuando las guerras colombianas dejen de ser un negocio de los que sabemos y logren un país seguro como Panamá, yo hablaré con los zancudos israelitas de la Zona Libre de Colón (a propósito, el primer gerente de la ZLC fue un respetable colombiano), y con los políticos de rastrojo de acá del Istmo, para recibirlos y decirles lo que quieran saber de las cuentas de los colombianos residentes en Panamá. Pero recuerden que aquí un antioqueño inventó la doble contabilidad por si no lo sabían. Por ahora déjennos trabajar con la transparencia y el orgullo que denota nuestro Istmo en su flamante escudo nacional. Vivan Colombia y sus mujeres.

*ESCRITOR COSTUMBRISTA.