Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Guillermo Rolla Pimentel

Columnistas

Hacia el progreso social

‘La verdadera riqueza está en la creatividad y sabiduría de sus ciudadanos, en sus organizaciones, científicas, gremiales, cívicas..‘

Hacia el progreso social
Hacia el progreso social

El país está en una crisis de desfinanciamiento por la corrupción y despilfarro del pasado Gobierno. Se están iniciando los procedimientos para hacer funcionar la justicia, pero en esta espera, el presupuesto y las disponibilidades de recursos están afectando seriamente las funciones estatales.

Conocidas son las urgentes necesidades en seguridad alimentaria, especialmente en el rubro de agricultura. Igualmente la educación tiene urgentes necesidades. Para qué referirnos a la deuda externa que es multimillonaria, y a la deuda que hay con las víctimas de las violaciones de los Derechos Humanos que son deudas humanitarias.

Es preciso que se tomen las medidas especiales de emergencia para rescatar los fondos que fueron sustraído, aplicando procedimientos, fiscalías o los que fuesen necesarios para disponer de esos recursos. YA. Las medidas dilatorias, los amparos y todas las habilidades que se inventan para dilatar la justicia deben de ser superados. Los supuestos riesgos de revisiones futuras deben superarse ante la urgencia que vivimos. Las desviaciones de fondos, las transferencias y todos los mecanismos bancarios que engañan a los auditores, deben evitarse actuando oportunamente.

La impunidad que se dio desde la dictadura ha creado muchos millonarios. La deuda civil predictadura era de 7 millones de balboas, hoy supera los 24 000 millones de balboas, sin contar los millones que ya se han pagado. Se conocen todas las trampas que se han hecho para desviar esos dineros que pertenecen al pueblo y las enormes dificultades para su auditoría. Entonces, dadas las inmensas necesidades actuales ya mencionadas, se justifican todas las acciones que este Gobierno deba tomar.

Los grandes capitales del mundo han producido inmensos recursos, calificados como ‘salvajes’, pero no han logrado resolver en el tiempo la pobreza ni el subdesarrollo general de los países. Ejemplos hay múltiples. Aquí acabamos de vivirlo. Aun partidos empresariales modernos y capacitados, como los de Chile reciente, no logran resolver definitivamente la pobreza ni la educación; entonces deberían reevaluar sus resultados y colaborar para que con otras corrientes intenten juntos dar las mejores soluciones.

Hay dos factores que afectan a todos los Gobiernos: la ineficacia y la corrupción. Así Gobiernos de las llamadas tendencias de izquierda ni producen ni distribuyen, con lo que las soluciones prometidas se verían tal vez a muy largos plazos. La eliminación de los inversionistas productivos, priva de la tecnología, el capital, la experiencia y la mercadotecnia que son precisos para crear riquezas; que es fundamental y previo para poder distribuirlas, como parece ocurrir hoy, con las nuevas potencias de oriente.

La productividad, la eficiencia y los contactos permiten la creatividad, pero la capacidad laboral, el trabajo, el sudor y el esfuerzo intelectual de los trabajadores merecen la seguridad social, le educación, la seguridad ciudadana que nos dan la educación, la salud, la felicidad y la paz. Aquí se habla de un crecimiento económico, pero artificial, pues está basado en los préstamos y la dependencia al ‘pro mundi beneficio’.

La verdadera riqueza está en la creatividad y sabiduría de sus ciudadanos, en sus organizaciones, científicas, gremiales, cívicas académica y productivas. En su historia, estabilidad y fortaleza de sus instituciones, universidades, empresas y mercados.

En la seguridad, confianza, credibilidad, honestidad y eficiencia de sus gobernantes. En la Unidad de propósitos, y de un trabajo común de toda la sociedad. Los países necesitan de todos sus ciudadanos y la colaboración de los que vengan a acompañar a la tarea del desarrollo social.

El permitir que los juegavivo hagan primar sus bellaquerías y hagan valer sus dilataciones, pone en riesgo la actual corriente revolucionaria - cívica que vive el país, la participación de las redes sociales, y el renacimiento de una Acción Comunal que exige Unión, Acción, Revolución. Que las traumáticas experiencias pasadas no se repitan nunca más. El mundo nos mira, tenemos que depurar a los corruptos. Los de antier y los de ayer. Que ni civiles ni militares violen la Constitución ni lo Derechos Humanos, para crear un Panamá Mejor.

MÉDICO Y EX MINISTRO DE ESTADO.