Temas Especiales

31 de Oct de 2020

José E. Mosquera

Columnistas

El impacto de la crisis petrolera en África (II)

Los países de África Occidental fueron los que más crecieron con una tasa de crecimiento del 6.7%.

La inversión extranjera directa neta en África creció en un 16% y en 2013 fue de US$43 000 millones, impulsada por las nuevas reservas de petróleo y gas descubiertas en países como Guinea Ecuatorial, Angola, Mozambique y Tanzania.

Pero actualmente esos niveles de crecimiento se han estancado por la caída de los precios internacionales del crudo y que están obligando a los países a hacer drásticos recortes en el gasto público. Antes de la crisis petrolera mundial, los indicadores del Banco Mundial señalaban que el crecimiento económico del África Subsahariana era firme, debido a las demandas interna y los precios de los productos básicos.

En efecto, los expertos del BM esperaban que estos factores, junto con el fortalecimiento de la demanda externa, sostuvieran el repunte del crecimiento en el 2015, alrededor de 4.7%. Sin embargo, la realidad ahora es otra, el desbarajuste económico es de marca mayor.

El norte de África en el 2014, fue la región que registro la tasa de crecimiento más baja en el 2014, en un 2.3%, cifra que tuvo una relación con los problemas políticos que desencadenaron las revueltas de la Primavera Árabe.

Los países de África Occidental fueron los que más crecieron con una tasa de crecimiento del 6.7%. África Oriental creció un 6% y las proyecciones indican que este año su crecimiento será del orden del 6.4% y África central fue del 4.8%. Esos guarismos demostraban que los países africanos experimentaban cambios profundos en materia de desarrollo, crecimiento económico y estabilidad democrática.

Porque las cifras del BM señalaban que el crecimiento económico del África Subsahariana continúa aumentando, pero la realidad es otra desde finales del año pasado. El impacto de la crisis petrolera mundial en África y el frenazo del crecimiento de China en la economía de los países africanos son supremamente preocupantes, debido a que África, en los últimos años, había crecido a un ritmo superior a Europa y América Latina. La dependencia de ese crecimiento casi que exclusivamente de las exportaciones de materias primas, le está pasando cuentas de cobros muy pesadas a las economías africanas.

PERIODISTA