Panamá,25º

18 de Nov de 2019

Luis Rojo

Columnistas

No más Crisol de Razas

Los panameños no aguantan más

Con mucho agrado escuché las palabras del presidente de la República, Juan Carlos Varela, de dar por terminado el nefasto programa inventado por el Gobierno anterior denominado Crisol de Razas.

Si bien es cierto, en las redes sociales circularon improperios contra nuestros nacionales, no debemos olvidar la génesis de la creación de tan abrupto plan. Es interesante conocer por qué a nueve meses de Gobierno aún el aparato y creador de este movimiento se mantiene de forma intangible tomando decisiones, cuando existen señalamientos de la prerrogativa de más de 60 millones de dólares producto de esta actividad.

De la forma como se están generando diferentes auditorías, lo mismo debe hacerse en la Dirección de Migración, porque deja un sabor amargo la manera irresponsable y desmedida como fue manejada al antojo de personas sin escrúpulos y tan solo con el objetivo principal de llenarse los bolsillos.

Doy cuenta de ello por la cantidad de profesionales del derecho que fueron asfixiados por la acción expresa en que se materializaron dichos permisos, prueba de ello es la cantidad de dominicanas que a estas alturas se encuentran indocumentadas en diferentes sectores del país entusiasmadas por la continuidad del programa.

Los panameños no aguantan más, pasan los días y solo resta ver cómo los puestos de trabajo que son exclusividad para los nacionales son ocupados por extranjeros y todo gracias a Javier Carrillo, al frente de la Dirección Nacional de Migración y Naturalización, entidad adscrita al Ministerio de Gobierno. Las voces de protesta de la comunidad panameña, agrupadas a lo largo y ancho del país, no fueron escuchada por la administración de Ricardo Martinelli y mucho menos por la presidencia de Varela, pues todo parece indicar que el funcionario al mando de los más de 16 programas se perfila eterno en tan codiciado puesto.

La precaria situación de los panameños que se enfilan en algunos puestos de trabajos como de buhonería, salones de bellezas, ‘barthenders’ de hoteles, ejecutivos de cuentas de empresas y de bancos, los ha llevado a protestar de diferentes formas, tal como se ha observado en distintos puntos de la ciudad y del interior, donde incluso se están pintando grafitis y pancartas reprochando la administración de Carrillo.

Mensajes tan claros y directos por miles de afectados nacionales como ‘65 mil empleos nuevos, crisol de razas sin cotización de la Caja del Seguro Social (CSS) y sin los gravámenes correspondientes que por ley exige la Dirección General de Ingresos (DGI), y gracias al crisol de razas por dejarnos sin empleos’, son algunas de las voces aterradoras que nos queremos seguir escuchando.

Por tan escandaloso y polémico procedimiento, hoy en la Asamblea Nacional se ha creado una subcomisión legislativa que esperamos analice bien todo lo relativo a este tema y que los panameños organizados participen en el foro ciudadano de la mencionada subcomisión, pues me da la impresión de que los tentáculos de los creadores merodea el lugar.

COMUNICADOR SOCIAL.