Temas Especiales

20 de Oct de 2020

Zakira Pineda

Columnistas

¿Y qué si no quiero tener hijos?

El último episodio de este tipo que viví fue en una actividad en la cual había un pequeño taller sobre discriminación hacia la mujer

A diario escucho a mujeres llenarse la boca diciendo que desde que son madres su vida ha cobrado sentido y me da desde tristeza, hasta pánico, la sola idea de que si no tengo hijos mi vida jamás tendrá sentido. Siguiendo esa línea entonces mi vida es una nada absoluta y para que sea contemplada como algo debo hacer lo que sea necesario para que mi vientre se llene de vida, esperar nueve meses y luego de pasar por ese dolor crónico que es parir, conoceré la felicidad extrema y desde ese momento mi vida cobrará sentido, todo será mágico, tendré fuerzas para luchar contra lo que sea solo por ese ser que traje a este mundo por él y por más nadie que él.

El último episodio de este tipo que viví fue en una actividad en la cual había un pequeño taller sobre discriminación hacia la mujer, causalmente la situación que nos tocó fue la de una mujer que no quiere tener hijos, primero había que identificar cómo la trataría la sociedad y si había discriminación o no, cuando leí el tema y miré a mi alrededor supe que sería un actividad dificultosa, al fin y al cabo sucedió lo que pensaba. Cuando hablé nadie me hizo caso por decir que la sociedad discrimina fuertemente a las mujeres que deciden no tener hijos y aún más si son jóvenes, al final no pudimos aterrizar por completo en el tema, porque las chicas que conformaban el grupo no llegaron a entender por completo que una mujer no quisiera tener hijos, lo veían como algo antinatural y por ende fue casi imposible cumplir con el objetivo de la actividad que era identificar primero si había discriminación social hacia las mujeres en esta situación y qué derechos se les violentaba.

Ese día salí de allí estupefacta, no podía creer que en pleno siglo XXI me miraran mal o me censuraran por decir abiertamente que no tener hijos es un derecho de toda persona, contrario a lo que piensan muchos el traer niños a este mundo es un acto que requiere de mucha preparación y responsabilidad tanto económica como psicológica, por lo tanto es un tema que no debe tomarse a la ligera. Con respecto al tema del sentido de la vida, el achacarle esa responsabilidad a otro ser me parece algo vil, yo no quisiera delegarle esa responsabilidad a un ser proveniente de mis entrañas, porque ya suficiente es traerlo a vivir a este mundo decadente, para que encima su madre lo haga responsable de si ella feliz o no.

Con este escrito no pretendo juzgar a las mujeres que tienen hijos; de hecho tenerlos es algo loable y de mucha responsabilidad, no obstante, quiero dejar claro es que el sentido de la vida te lo da sudar, llorar, tener miedo, vencerlo, gritar, reír y no solo parir, porque si seguimos esparciendo esa partícula venenosa de que tienes que ser madre para que tu vida tenga significado, el círculo vicioso en el que vivimos nunca acabará.

ABOGADA