Temas Especiales

27 de Oct de 2020

Thabanny R. Beitia

Columnistas

De la confianza a la traición (I)

Paradójicamente, el mínimo común denominador de los escándalos del pasado Gobierno han nacido de una traición. ¿Quiénes han traicionado?...

Paradójicamente, el mínimo común denominador de los escándalos del pasado Gobierno han nacido de una traición. ¿Quiénes han traicionado? ¿Quiénes han sido traicionados? Todos, todos... desde un expresidente, un exmagistrado, un exdirector, una exministra, todos y cada uno de los que hoy se ven involucrados en escándalos y procesos legales, han sido señalados por quienes consideraban más allá de un colaborador, una familia.

Pero, ¿qué lleva a tu mano derecha a traicionarte? ¿Por qué se rompe la fidelidad de años? ¿Quiénes rompen la fidelidad? No todos traicionan, no todos rompen el pacto, ¿quiénes lo han roto y por qué?, es la pregunta en el aire.

Intenté responderme varias veces, sin embargo no fue sencillo encontrar una respuesta coherente que viniese de un cerebro tan saturado de información como el mío. Mi razonamiento no tendría la mejor ventana.

Como buena ‘panameñita vida mía', por supuesto todos tenemos un conocido, amigo, familiar o vecino que ha pasado por algo similar o experimentado cualquier cosa. Yo, en este sentido tengo uno, al que le llamo ‘Mago'.

Curiosamente cuando por primera vez le mencioné que un buen seudónimo para él sería ‘Mago', me miró asombrado, casi considerándome loca. Comprensible, en ese momento aún no internalizaba cómo tantas experiencias negativas podrían llevar a un ser humano ser considerado ‘un mago'; a mi percepción, hay que ser un verdadero mago para aplicar diariamente todos los consejos, lecciones, herramientas, y conclusiones de todas las ediciones y teorías de inteligencia emocional, sin haber leído ninguna.

‘Tragar sapos' es una teoría que suena muy bien como frase trillada, pero que es terrible vivirla. La traición no personaliza daños, destruye en un radio de 180 grados todo lo que nos rodea, pero igual es una experiencia, una mala experiencia. En una corta búsqueda, encontré a la persona indicada para despejar mis dudas, un Mago que ha tragado varios sapos-papás y aún no ha perdido la fe en las personas.

Sigue mañana...