Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Maruja Moreno

Columnistas

Hasta luego, Aníbal Illueca

Dios nos coloca a amigos que se convierten en hermanos y ese fue Aníbal

El proceso natural, de ese núcleo básico de la sociedad, que es la familia, nos permite saber quiénes son nuestras hermanas y hermanos primarios. En el camino vamos conociendo a muchas personas, de las cuales son pocas las que llegan al grado de la verdadera amistad. Son los que, incluso, llegan a ser o rebasar esa relación que tenemos con los hermanos y hermanas de sangre. Uno de esos pocos personajes lo constituye, para mí, Aníbal Illueca Herrando. Al recibir la noticia de que había fallecido, en la madrugada del 9 de mayo, quedé impresionada. Aunque reconozco que la muerte es parte de la vida, vinieron, a mi mente, recuerdos que compartimos en nuestro caminar.

Dios nos coloca a amigos que se convierten en hermanos y ese fue Aníbal. Su don de gente, su sonrisa permanente a flor de labios y su vocación de servicio, hicieron de él una persona excepcional. Trabajamos juntos en el Banco Nacional y la Caja de Ahorros, donde formamos una gran familia, misma que perdurará más allá de nuestra despedida de este mundo. En él había nobleza, caballerosidad; una especie de ser humano en extinción. Con su partida física deja un vacío que será difícil llenar. No solo se dedicó a las leyes, también fue un impulsor del deporte, en especial de la esgrima. Fue miembro del equipo olímpico panameño de esgrima en 1968, antes de ser árbitro internacional en 1972.

Tuvo también una carrera en la administración de deportes, en especial en la Federación Internacional de Esgrima; allí fue miembro de la comisión disciplinaria desde el 2000 hasta 2008 y miembro de honor desde 2008. También fue presidente de la Confederación Panamericana de Esgrima desde 1999 hasta 2008; vicepresidente y presidente de la Comisión Nacional de Esgrima de Panamá desde 1992 hasta 2012.

Su facilidad para hacer amigos, su capacidad para el diálogo y su lealtad al respeto de la institucionalidad motivaron al presidente, Ricardo De La Espriella, a ubicarlo como parte de su personal de confianza. Hagamos que personas como Aníbal Illueca se sigan multiplicando, para desdecir el enunciado de arriba, que personas como él se estaban extinguiendo. Hasta pronto amigo.

*EXEJECUTIVA DE LA CAJA DE AHORROS, DEL BANCO NACIONAL Y EXDIRECTORA DE LA LOTERÍA NACIONAL DE BENEFICENCIA.