Temas Especiales

29 de Jun de 2022

  • Luis Carlos Guerra

Columnistas

Atacar al PRD

'Expresan que existe una dictadura partidaria interna, clientelismo político, martinellismo, ambición, arrogancia, orgullo...'

Al hacer un análisis de los discursos expresados por quienes adversan la actual dirigencia del Partido Revolucionario Democrático (PRD), se llega a una conclusión inequívoca de la metodología lógica que utilizan, la ‘ad hóminem' o atacar al individuo.

En lógica se conoce como argumento ‘ad hóminem' (del latín, «contra el hombre») a un tipo de falacia (argumento que, por su forma o contenido, no está capacitado para sostener una verdad coherente) que consiste en desacreditar a la persona que defiende una postura, señalando una característica o creencia impopular de esa persona.

Ahora bien, ¿pueden incidir los verbos falaces contra el individuo cuando los hechos o las propias características son más valiosos que las palabras? La verdad no, dado que la mayoría de detractores argumenta situaciones hipotéticas que ni siquiera soportan el derecho contradictorio de la razón probatoria. Expresan que existe una dictadura partidaria interna, clientelismo político, martinellismo, ambición, arrogancia, orgullo, monopolio de poder, oposición cariñosa etc., por mencionar algunas de las más trilladas; pero al justipreciar hechos y no palabras, en primera instancia debemos advertir que no logran desacreditar la legitimidad del liderazgo del compañero BENICIO ROBINSON.

Es decir, con hechos ciertos: ganó con votos abrumadores, sobrepasando en mayoría a muchos que se autodenominaban líderes; la ejecutoria hasta la actual administración en el desempeño de sus funciones como diputado de la República de Panamá en la provincia de Bocas del Toro le ha permitido reelegirse hasta el día de hoy; a pesar de dos derrotas consecutivas, mantiene en la opinión pública al colectivo. En consecuencia, su capacidad para beneplácito o apoyo, no ha necesitado recurrir a la coacción que supone la amenaza de la fuerza o el clientelismo como compra de conciencia, proviene en sí de un consenso, empatía ideológica y social entre los miembros de base del PRD.

¿Quiénes adversan a Benicio Robinson? Aquí no podemos aplicar la selectividad con la que investiga el actual Gobierno a los que en su momento administraron el país, lo que para cualquier jurista debe ser una aberración moral y jurídica, debemos advertir un contexto general en el que predominan personalidades que han estado al frente de la dirección del partido en diversas estructuras y Gobiernos, han sido funcionarios públicos de poder y mando como miembros del partido, han obtenido riquezas, comodidades y fama pública como activistas del partido, han conformado una elite o círculo cero como beneficiarios putativos de un legado torrijista, lo que a la postre ha derivado en una oligarquía de apellidos, cuyo instrumento utilitarista de negociación de prebendas económicas lo ha sido siempre la estructura de adherentes del PRD.

Lo que es el actual presidente del colectivo se lo ha dado Dios, no surge de la noche a la mañana. Hijo de educadora, crece con influencias de culturas sufridas, vilipendiadas, humilladas, pero luchadoras y trabajadoras. Multicultural: cholo, indígena y negro. No posee los apellidos que caracterizan una casta económica familiar que nació con dinero, encuentra empatía entre sus pares, porque al conversarle proyecta el espíritu de la palabra dada y que se cumple a la antigua usanza. Puede que tenga temperamento como todos, pero también se requiere autoridad para dirigir.

Lo verdadero es que no se llega a su liderazgo si en el camino no se ha obedecido, enmendado, reconsiderado o acordado, y menos cuando el propio Omar Torrijos dijese: ‘... cuando el que manda pierde la razón el que obedece pierde el respeto...'. Un hecho cierto es que todavía respetamos el liderazgo del compañero, al mantener por encima de la legitimidad de la razón oportunista de pocos, la razón legítima de los pueblos que corren por sus venas, influencian su identidad y que conforman en su mayoría las bases del partido.

*ABOGADO, MIEMBRO DEL TRIBUNAL DE HONOR DEL PRD.