Temas Especiales

01 de Apr de 2020

Mario A. Rognoni (Q.E.P.D.)

Columnistas

“No hay enemigo pequeño”

Como nación, nuestra lucha soberana por la recuperación del canal, enfrentando a la más poderosa nación de occidente, es excelente ejemplo

“No hay enemigo pequeño”
“No hay enemigo pequeño”

La Biblia es un libro de muchas enseñanzas, no solo espirituales, pero de la vida práctica. Y una de sus enseñanzas, no dudo, es la máxima que ‘no hay enemigo pequeño'. Así vemos cómo David enfrenta al gigante Goliat y con una honda y una piedra lo derriba. Nuestra historia reciente está llena de bellos ejemplos de enfrentamientos entre pequeños y grandes, siempre, pareciera, al final vencen los pequeños.

Como nación, nuestra lucha soberana por la recuperación del canal, enfrentando a la más poderosa nación de occidente, es excelente ejemplo. Con paciencia, exponiendo nuestra verdad, con la sinceridad que los voceros siempre mostraron, pasamos por encima de un 9 de Enero, de un Filos-Hines, de todo un enclave colonialista y logramos los Torrijos-Carter. Hoy somos un país libre y soberano, con un canal al servicio de los panameños.

Ricardo Martinelli Berrocal también ha sido ejemplo de grandes derrotados por pequeños. Pequeños que atropelló, que restó importancia y que ahora, al terminar su mandato, le reclaman en justicia decenas de actos de corrupción y enriquecimiento ilícito. En un primer año fuera del Gobierno, se han recuperado ya más de 160 millones de balboas, hay más de ocho ministros del pasado Gobierno con medidas cautelares, más de 60 empresarios indagados y afectados por lo que consideraron grandes negocios que les permitió el Gobierno, pero eran todos ilegales. Martinelli juega todavía todas sus opciones, con buenos abogados, busca evitar ir a juicio aquí, pero sus excesos pueden haberlo llevado a delitos fuera de Panamá donde la ley sí lo alcanzaría.

El propio Martinelli fue víctima de un enemigo pequeño en las elecciones pasadas. Juan Carlos Varela para muchos era el menos fuerte de los tres candidatos principales, en una carrera donde el CD y el PRD parecían ser los indicados a triunfar. Hoy el Goliat tiene ya más de siete meses fuera del país y sin intenciones de regresar, mientras nuestro David electoral gobierna llegando a su primer año.

Otro extraordinario ejemplo de enemigo pequeño es el que se toparon los colaboradores de RMB en Jean Figali. Aprovechando su dominio de todos los órganos del Estado, procedieron a despojar a Figali de varias concesiones, entre ella la marina de Amador y el propio centro de convenciones. Hoy inicia el recorrido del ministro Vallarino y otros por fiscalías para explicar la expropiación sin orden judicial de las fincas. Figali ya ha demostrado la legalidad de su posesión, así como la ilegalidad de lo actuado por Vallarino, juez ejecutor y otros.

Otros pequeños que han enfrentado al sistema les ha tomado una ruta diferente lograr su reivindicación. Ejemplo Ana Matilde Gómez. Avasallada por el presidente, la Corte Suprema e inclusive colegas abogados, salió forzada de la Procuraduría para retornar como la diputada más votada del Circuito 8-7 y hoy diputada independiente. Ya hoy ha sido jueza de un juicio a un magistrado de los que la atacó en su momento.

No hay enemigo pequeño, para el magistrado Benavides estoy seguro que su exconductor y seguridad estaba a buen recaudo por 15 años en una celda de Veraguas. Pero quién iba a pensar que sería capaz de desatar una campaña efectiva que llevaría al magistrado a renunciar a su cargo en medio de denuncias que sembraron dudas y desprestigio al magistrado a meses de terminar su periodo. Pero no es el único afectado por un enemigo pequeño. Gustavo Pérez guarda prisión acusado por una secretaria que logró sembrar la duda de sus actuaciones, como igualmente la caída en desgracia del magistrado Moncada fue producto de denuncia por una secretaria.

Curiosamente, aunque todas las pruebas históricas están de que no hay enemigo pequeño, el poderoso casi nunca lo cree, su poder lo lleva a cegarse y por eso vemos con frecuencia actitudes déspotas y prepotentes, solo que con el tiempo algunos de los pequeños avasallados le cobrarán sus excesos. A todo el que llega al poder la primera lección que se le da es ‘gobierna como para cuando estés en oposición', pero parece siempre caer en oídos sordos.

Hoy, a un día de escoger el presidente de la Asamblea, ni los panameñistas ni los periodistas parecen recordar el 30 de junio de 2014, hace un año, cuando también les tocó a los panameñistas anunciar su candidato a la Presidencia, horas antes de la elección. ¿Por qué entonces ahora el PRD tendría que hacerlo días antes? Quizá a todos nos toque aprender nuevamente la enseñanza bíblica, ‘no hay enemigo pequeño'.

ANALISTA POLÍTICO.