Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Fidel Torres

Columnistas

No quiero ser millonario

No quiero ser Millonario, la novela más reciente de la producción literaria del Dr. Mauro Zúñiga Araúz

No quiero ser Millonario, la novela más reciente de la producción literaria del Dr. Mauro Zúñiga Araúz, es un libro importante que apunta al ejercicio ético de la medicina, pero que por la manera amena y clara de contar historias nos hace ver aspectos íntimos de nuestras propias vidas y reflexionar sobre cómo debemos hacer las cosas, en relación a los demás, en cualquier posición o profesión que ocupemos. Esto me hace decir que es un libro que debe ser leído por todos: estudiantes, profesionales, investigadores y ciudadanos en general.

Como podrá encontrar el lector, en este libro no hay nada que no puede pasar o no haya pasado; no es pues, un libro fantasioso ni metafórico, es un libro claro, sencillo y directo, sin artilugios literarios, que refleja el punto de vista de un profesional de la medicina que, a través del personaje de la novela, resalta la dedicación de muchos médicos que, en lugar de buscar el éxito económico, hacen honor al juramento hipocrático sirviendo a las clases más necesitadas.

Toda la novela es uno anecdotario idealista y visionario, como es la vida del Dr. Zúñiga, intranquilo luchador, hombre sensible a hacer mejor las cosas, a ayudar, con su hacer día a día a construir un mejor país.

La lectura de este libro permite distinguir tres partes discernibles. La primera, presenta a Mario Martínez, protagonista de la novela, enfrentando las dificultades y dolores producidos por las necesidades del medio rural campesino, olvidado y marginando en nuestros países.

La segunda, tiene que ver con la vida urbana y la vida universitaria de Mario, que culmina exitosamente graduado de médico. La tercera, alude a los estudios de postgrado, su práctica de médico en instituciones públicas y privadas, rodeado de tentadoras ofertas de trabajo que lo convertirán rápidamente en un hombre adinerado, condición que Mario se niega a aceptar. El autor resalta así la condición enajenante de una cultura capitalista que nos hace adorar el dinero y las cosas que ofrece el consumismo.

Don Mauro Zúñiga es un hombre que quiere educar, concientizar y hacer vida útil de los valores que nos alegran sirviendo a los demás, y hace cátedra cuando dice: ‘Los seres humanos nos forjamos en la adversidad, las dificultades nos ayudan a madurar'. Y en otra parte cuando dice ‘No creo en gente que dice que hay que darles a nuestros hijos de lo que uno no tuvo'. ‘Educarlos es una soga que aprietas y jalas. Premios y castigos, nada de maltrato físico, a veces basta una mirada'.

Don Mauro, lo felicitamos. Con esta novela ha reivindicado usted aquella frase de José Martí que dice ‘Se ha de tener fe en lo mejor del hombre y desconfiar de lo peor de él'. ‘Hay que dar ocasión a lo mejor para que se revele y prevalezca sobre lo peor. Si no, lo peor prevalece. Los pueblos han de tener una picota para quien los azuza a odios inútiles y otra para quien no les dice a tiempo la verdad'.

Como luchador incansable, que forma parte de ese colectivo de quienes creemos que la construcción de nuestro país se puede mejorar con la participación de todos y todas, tengo que añadir que es usted un héroe y a su dedicación heroica por un mejor futuro le dedico también las siguientes palabras del maestro José Martí: ‘El heroísmo en la paz es más escaso porque es menos glorioso que el de la guerra; como al hombre le es más fácil morir con honra que pensar con orden'.

SOCIÓLOGO