Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Avatar del Clarence C. King

Clarence C. King

Columnistas

Impacto de la aprobación del matrimonio homosexual

Últimamente, la forma en que el poder de voto de la gente ha sido permitido, es para votar para legalizar la marihuana.

En fallo reciente, la Corte Suprema de los EE.UU. avaló el matrimonio entre personas del mismo sexo, desatando euforia en unos y consternación en otros, demostrando claramente que los partidarios del matrimonio gay en los EE.UU. pueden contar con la Corte Suprema como su aliada. Lo frustrante de la decisión de la Corte Suprema a favor de la agenda LGBT es que sienta un precedente peligroso que anula el poder legislativo de los distintos Estados y el poder del voto de la gente y le da más poder al sistema de justicia.

Últimamente, la forma en que el poder de voto de la gente ha sido permitido, es para votar para legalizar la marihuana.

La Corte Suprema de Estados Unidos sienta en este caso, como su lógica prevaleciente, que tiene que ir a la ‘supuesta intención' en la definición de las normas constitucionales, en lugar de permitir que el Congreso reformule la ley de tal forma que no requiera interpretación.

Pudieron pedir al Congreso que apruebe un nuevo término para las uniones homosexuales para no perturbar la definición del matrimonio tradicional.

Redefinir el ‘matrimonio', en lugar de crear un nuevo término para las uniones homosexuales, es un ataque intencional y deliberado a muchas instituciones establecidas que definen las prestaciones y derechos para los ‘cónyuges', y que fueron implementados para fomentar la procreación, con el fin de fortalecer la economía y financiar beneficios para una población cada vez más envejecida; que era la ‘verdadera intención' de los artífices de la Constitución.

Sin lugar a dudas, esta decisión será utilizada como un martillo para atacar a aquellos que se atreven a tener una opinión disidente sobre cualquier cosa que es LGBT y que está respaldado por la política de la Casa Blanca, lo que significa que todos los orfanatos regentados por las iglesias, los bancos de alimentos, hogares para ancianos, etc. estarán en grave aprieto financiero al retirar el IRS el estatus de libre de impuestos a las iglesias.

La mayoría de la gente sabe que los hechos permanecerán como hechos, aun cuando son ignorados. ¿Qué haría que la gente crea que la ‘elección' de convertirse en gay sea un derecho civil? No debe haber protección de derechos civiles por elegir ser gay, porque eso sería relegar la protección de derechos civiles para rasgos que no podemos cambiar, como etnicidad, género cromosómico, discapacidad mental y física, etc.

Yo no estoy en contra de las uniones civiles homosexuales. Pero estoy en contra de extender el sacramento sagrado del matrimonio cristiano a parejas del mismo sexo. Estoy en contra de la idea de que 2 % de la población que elige ser gay se le permite redefinir el ‘matrimonio' para satisfacer su agenda. También rechazo que los homosexuales usen la autoridad y el poder coercitivo de los Gobiernos para perseguir y difamar a las personas cuyos criterios difieren del de ellos, y para forzar a nuestras iglesias a violar sus convicciones religiosas y morales.

Las iglesias católicas no son presionadas ni forzadas a casar personas divorciadas ni de otras creencias o fe, pero ahora serán presionadas a casar a los homosexuales.

Me entristece y decepciona enormemente ver la sagrada institución del matrimonio, un símbolo de Dios, símbolo de su promesa, irrespetado y pisoteado de esta manera.

En parte culpo a la jerarquía de la iglesia católica por su titubeante, lenta y tardía reacción a la pedofilia y otras desviaciones sexuales en su seno, por haber causado a tantas personas alejarse de la articulada visión cristiana de la sexualidad.

Por otro lado, el presidente Barack Obama ha dejado a la sociedad americana dividida y vulnerable como nunca antes. Un líder competente debe representar a todos y trabajar para el compromiso y no solo representar intereses especiales.

El pueblo americano sobrevivirá a este presidente, es solo una cuestión de cuánto daño hará antes de que termine su mandato.

Mientras Obama se aleja de las controversias y disputas que ha engendrado, son inevitables los graves conflictos y divisiones que ha dejado atrás que amenaza la paz social. Fue muy ofensivo para muchos americanos la manera fastuosa e irrespetuosa en que Obama celebró una polémica decisión, desplegando en colores del arco iris a la Casa Blanca.

PLANIFICADOR JUBILADO.