27 de Feb de 2020

Blas Morán

Columnistas

¿Somos Sandy - Mandí?

Me vino a la mente el recuerdo del terraplén y me dije: '¡Cómo están los Sandy-Mandí hoy día!'

Recordando al Panamá que se fue, hace unos días me vino a la memoria una palabra que en este momento deseo compartir con ustedes, ya verán por qué.

Cuando existía el terraplén, en lo que hoy es parte de la Cinta Costera que desemboca en el final de la calle Salsipuedes, se ubicaba allí lo que podríamos llamar la terminal de las ‘chivas' del interior. Allí se tomaban las chivas para el interior y se llevaban o retiraban encomiendas. En la otra calle, llamada Carlos A. Mendoza, estaba el mercado de las frutas, era una especie de mercado de abastos para frutas y vegetales.

Como en todo mercado para productos perecederos, la cantidad de rechazos debido a golpes, madurez excesiva o enfermedades son muchas y siempre hay personas que se dedican a hurgar en esta basura y rescatar las frutas o verduras en buen estado para posteriormente utilizarlas o venderlas, a estas personas las llamaban ‘Sandy-Mandí'.

Nunca supe ni me interesó averiguar el significado de esta palabra, solo sabía que era un término peyorativo y que los residentes de la ‘Casa 80' que estaba ubicada sobre el mar, en donde queda actualmente el Mercado del Marisco, se sentían ofendidos cuando les decían que los que allí vivían eran ‘Sandy-Mandí'.

Hace algunos días, me encontraba en un supermercado de la localidad y, al pasar por la sección de los vegetales, observé cómo se arremolinaba un grupo de señoras alrededor de una caja peleándose unos ñames en diferente estado que acababan de colocar en ella, tomando los que estuvieran menos dañados; en otra mesa, un grupo de señoras rebuscaba entre las cebollas las que estuvieran sanas.

Me vino a la mente el recuerdo del terraplén y me dije: ‘¡Cómo están los Sandy-Mandí hoy día!'. Pero hay una gran diferencia, todas estas señoras luego tenían que pasar por la caja, y es que el sistema o las ‘reglas de mercado' exigen que hasta para ser ‘Sandy-Mandí' hay que pagar.

INGENIERO AGRÓNOMO.