Temas Especiales

23 de Oct de 2020

Anaís Morán Rovi

Columnistas

7 de octubre: a los 10 institutores detenidos

Hoy, hace ochenta años, nació la Universidad de Panamá, ‘obra del más elevado patriotismo ', al decir del Maestro Octavio Méndez Pereira.

Hoy, hace ochenta años, nació la Universidad de Panamá, ‘obra del más elevado patriotismo ', al decir del Maestro Octavio Méndez Pereira. Inició labores en el Instituto Nacional, para formar a profesionales en diversas áreas del conocimiento, puesto que la educación universitaria hasta ese momento era ‘privilegio de los ricos o de los favorecidos por la suerte '. Así comienza la relación entre estas dos fundamentales instituciones: están unidas desde ese 1935, y, al decir de don Rubén Darío Carles, ‘la Universidad de Panamá tiene una gran deuda con el Instituto Nacional, porque absorbió lo mejor de su profesorado '. En los 15 años en que el Nido de Águilas la abrigó: ambas escribirán páginas gloriosas en la sólida formación intelectual de estudiantes con conciencia social, ciudadana y patriótica, en las décadas del 40, 50, 60 y 70.

En los 80, seremos testigos presenciales de cambios políticos rápidos y abruptos, y de cómo estas instituciones serán atacadas constantemente por las hordas militares, para acallar su voz: desde la mitad de ese decenio hasta finalizar con la maldita invasión de 1989, se violarán predios y autonomías, habrá persecuciones políticas, amenazas, encarcelamientos, zozobra, miedo y más miedo...

Después de ese diciembre, en el que llovió fuego y cenizas sobre la tierra fértil de cadáveres, comenzamos a ser otro país: empezó una nueva época en la que vertiginosamente nos fueron cambiando modos y formas de ser... Y quienes asumieron las riendas del Estado iniciaron la innoble tarea ‘educativa ': desmontar agrupaciones estudiantiles en todos los colegios de la República.

En el Nido de Águilas era más difícil: existía la Asociación Federada del Instituto Nacional y otras agrupaciones. Los estudiantes tenían espacios de ocio creativo... La tarea la fueron logrando al desnucar a la cabeza: al poner al frente a Pelúa, Pata de Loro o Perico de los Palotes... Ese era el plan: si la cabeza no funciona, el cuerpo estará enfermo...

Hoy, a 80 años de su fundación, nuestra Universidad sufre ataques virulentos. Hoy, hace dos años, las hordas milicas de la no docente ministra Lucinda Molinar irrumpieron en el Instituto Nacional.

Hoy, hay diez presos políticos institutores, para escarmentarlos y escarmentarnos, para escarnecerlos y escarnecernos. Hicieron lo que hicieron, sí. Pero no me canso de preguntar y de preguntarme: ¿dónde carajos están las alternativas para esos jóvenes, si carecen de espacios de ocio creativo, de discusión y de debate? La única que quedaba era la Sociedad de Graduandos, que ha sido defenestrada, porque su presidente está en las mazmorras del régimen de turno.

Por eso me reafirmo en que nuestra juventud tiene frenos y no estímulos. En este país, en el que delincuentes de saco y corbata se robaron miles de millones de dólares, tienen casa o país por cárcel y se ríen de ti y de mí desde Miami. Y sobre estos jóvenes se ensaya el delito ‘terrorismo '...

Hoy, a 80 años de fundación de la Universidad de Panamá, llamo a todos los panameños a unirnos para defender nuestras instituciones educativas emblemáticas: el Instituto Nacional y la Universidad de Panamá peligran. El proyecto neoliberal, antinacional y antieducativo avanza a pasos agigantados.

*ORGULLOSAMENTE INSTITUTORA Y EGRESADA DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ.