Temas Especiales

27 de Oct de 2020

Mario A. Rognoni (Q.E.P.D.)

Columnistas

Problemas buscados

Los Gobiernos a lo largo de su gestión enfrentan distintas clases de problemas, siempre, por supuesto, buscando lo mejor para el país.

Problemas buscados
Problemas buscados

Los Gobiernos a lo largo de su gestión enfrentan distintas clases de problemas, siempre, por supuesto, buscando lo mejor para el país. Pero, en medio de los problemas que enfrentan, muchas veces se encuentran con problemas que ellos mismos se han buscado y que pudieron haber evitado. Este Gobierno no es excepción, también se ha encontrado con problemas que pudo haber evitado. Veamos algunos.

La Ley Blindaje. Si la ley original tenía el repudio generalizado de la población, ¿Por qué discutir y aprobar, dizque para eliminarla, una reforma que la hace aún más blindaje que la original? El presidente no controla la Asamblea, pero creo que pudo haber sido más categórico en su interés de que su bancada, hoy aliada a diputados que le dan la mayoría, simplemente hubiese derogado la original.

Sistema de riego de Tonosí. Desde el Gobierno de Mireya Moscoso se hicieron los estudios de necesidades de sistemas de riego, cuatro en total, que incluían a Tonosí. Hidalgo e Hidalgo, quien tenía el contrato, cobró el adelanto y procedió a terminar los diseños, a hacer los campamentos, las carreteras de penetración, los estudios de impacto ambiental. Faltaba que el Gobierno comprara las tierras del proyecto, algo que el Gobierno anterior no hizo para usar los 14 millones quizá en política. El nuevo Gobierno suspende el proyecto y se da una investigación del uso del adelanto. Al margen de eso, el proyecto debió ir. Ahora estamos esperando la demanda de la empresa por decenas de millones de dólares.

Los asilos concedidos. Panamá se había caracterizado por dar asilo político a figuras controversiales. Aquí llegaron presidentes derrocados de Centro y Sur América, dictadores del Caribe, etc., y sus asilos nunca revocados. Sin embargo, este Gobierno revocó primero el de Lara (Ecuador), quien no tardará en demandar, y Pilar Hurtado (Colombia), quien nos está demandando ante la CIDH por millones de dólares.

Ciudad de la Salud. Lo que era la Ciudad Hospitalaria Ricardo Martinelli Berrocal, en la que todos estábamos de acuerdo que había que quitarle el nombre de Ricardo Martinelli, el Gobierno decide primero que se eliminaría y se usaría lo avanzado para otros fines. Luego deciden que sí se terminara, pero como Ciudad de la Salud. Hasta allí, bien, pero luego se buscan un problema cuando deciden que la torre pediátrica, ya en construcción, se modificara para que sea el nuevo hospital Oncológico y la Pediátrica del Seguro Social se unirá al nuevo hospital del Niño, a construirse en los predios de la antigua sede de la Embajada de EE.UU. El problema ahora es con los médicos de la Pediátrica que se habían ilusionado con su torre y además temen ahora, unidos al Hospital del Niño, no saben cómo quedarán ellos.

Transporte Público. En lugar de exigirle a los concesionarios de Mi Bus que cumplieran con su contrato, el Gobierno optó por comprarlo, asumiendo así dos problemas adicionales. Por un lado los nuevos diablos rojos, cada vez más en circulación, y los busitos piratas, los que el mal servicio les dio vida. Pero, sin regularlos ni legalizarlos, crecen como hongos en la capital.

La sociedad civil. El Gobierno ha buscado satisfacer las consultas populares a través de la ‘sociedad civil ', entendiendo que usaría a la Alianza Ciudadana y Movin, principalmente. Pero, ¿qué tanto esos grupos nos representan a todos? Ahora, frente a la designación de los nuevos magistrados de la Corte Suprema de Justicia, esto hará crisis, no lo dudo.

Hidroeléctrica de Barro Blanco. Un desgaste increíble por la falta de decisión en el caso de la hidroeléctrica, donde la objeción de grupos originarios ha mantenido la obra detenida y con dos posibilidades, una que se autorice finalmente terminar (está 95 % avanzada) o prepararnos para una millonaria demanda por los promotores.

Odebrecht. Una empresa que siempre estuvo en el morbo del panameño por las obras caras que ejecutaba, como lo fue la Cinta Costera III, a la que dieron precio sin saber qué iban a hacer. Hoy, bajo investigación en Brasil, país de origen, con su presidente detenido por corrupción, y otras investigaciones en otros países, Panamá le firma dos contratos por más de 2850 millones. Lo que esperaba el país era que se le prohibiera licitar hasta que se aclarara su situación.

Hoy, el Gobierno de Juan Carlos Varela enfrenta esos y otros problemas más, todos que pudieron ser evitados y que al final requerirán de su manejo político y buena proyección hacia un país que aplaude el final, posiblemente, de la corrupción, pero quisiera ver menos conflictos.

ANALISTA INTERNACIONAL.