21 de Feb de 2020

Pastor E. Durán Espino

Columnistas

El dólar no se va

Cuando planteamos la necesidad de iniciar los pasos hacia la abrogación del nefasto Tratado de Neutralidad

Cuando planteamos la necesidad de iniciar los pasos hacia la abrogación del nefasto Tratado de Neutralidad, en nuestro artículo titulado: ‘Viene la verdadera independencia', publicado en La Estrella de Panamá el pasado 2 de noviembre, no faltaron quienes con el patriotismo en el bolsillo, creen que si se abroga el Tratado de Neutralidad el dólar dejará de circular en Panamá, cosa que no es cierta.

El Tratado de Neutralidad es uno de los Tratados Torrijos-Carter de 1977, firmados por Omar Torrijos, jefe del Gobierno panameño y James Carter, presidente de EUA. El Tratado sobre reversión de tierras y bienes muebles a la jurisdicción panameña, se cumplió y venció en 1999. El otro Torrijos-Carter es el Tratado de Neutralidad, que le da el derecho unilateral y a perpetuidad a EUA para intervenir en Panamá cuando ellos consideren que el Canal esté amenazado, motivo por el cual, según lo dijo el propio Torrijos, quedamos ‘bajo el paraguas del Pentágono '. Este Tratado de Neutralidad no tiene fecha de vencimiento y ya fue invocado en su Artículo IV por EUA para invadir Panamá en diciembre de 1989. Torrijos también dijo que dejaba a las futuras generaciones la lucha por la abrogación de este Tratado, para que Panamá adquiriera su verdadera independencia.

Antes de que se venciera y cumpliera el Tratado de reversión, se llevó a cabo en la Universidad de Panamá (septiembre de 1996) un seminario titulado: ‘Proyección económica y política sobre el Canal, áreas e instalaciones adyacentes y bases militares '. Para tranquilidad de los del patriotismo en el bolsillo, en ese seminario, el luchador social Federico Britton (q. e. p. d.) presentó una ponencia titulada: ‘Diez falacias, dos versiones y un principio en torno a las bases militares ', según la cual con el fenómeno mundial de la globalización, más bien son hoy día muchas más las economías ‘dolarizadas '. Entre otras cosas, Britton dijo que habría que preguntar si emitir moneda propia sería malo para el país.

Entre las falacias desmentidas por Britton estuvo aquella que decía que las bases eran ‘para la defensa del Canal '. Prominentes estrategas militares han coincidido en que el Canal es militarmente indefendible de cualquier ataque de cohetes o sabotajes. Según el militar norteamericano Barry R. McCaffrey, EUA no tiene ‘intereses militares ni económicos vitales en Panamá, que no puedan ser defendidos desde Estados Unidos ' (ver el Panamá América de 6 de septiembre de 1995).

Antes de la caída del muro de Berlín, la excusa de EUA para permanecer en Panamá, era la lucha contra el ‘comunismo '. Como el muro (¿comunismo?) cayó en 1989, entonces se comenzaron a esgrimir otras razones, para mantener las bases en nuestro país y ‘garantizar la estabilidad democrática ', ‘consolidar la economía de mercado ', ‘combatir el tráfico de drogas y el lavado de dinero ', etc. Sea cual sea la razón, la realidad es que lo importante para los norteamericanos es mantener su hegemonía en la región. El dólar no se irá.

EDUCADOR