Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Yolanda I. Crespo D.

Columnistas

Judas, nueva novela de Amos Oz

‘Queríais un Estado. Queríais independencia. Banderas, uniformes, papel moneda, tambores y trompetas

‘Queríais un Estado. Queríais independencia. Banderas, uniformes, papel moneda, tambores y trompetas. Vertisteis ríos de sangre inocente. Sacrificasteis a una generación entera. Expulsasteis a cientos de miles de árabes de sus casas. Enviasteis barcos llenos de inmigrantes supervivientes de Hitler directamente desde el muelle a los campos de batalla. Todo para que aquí hubiese un Estado judío'.

Amos Oz es profesor de literatura hebrea en la Universidad Ben-Gurion, Premio Príncipe de Asturias, nominado al Premio Nobel de Literatura. Ha escrito ensayos, novelas y cuentos sobre el conflicto que vive su pueblo, ha manifestado la necesidad de un entendimiento entre judíos y palestinos, calificó de excesiva la intervención militar israelí en Palestina. Apoya la solución de dos Estados paralelos, con dos capitales en Jerusalén.

Esta historia se sitúa en una silenciosa casa de piedra, en Jerusalén, trae a la memoria la novela Aura de Carlos Fuentes, por el ambiente enigmático, asfixiante, la alegría siniestra, el tiempo muerto, el amor no correspondido del joven por una enigmática mujer de secreta belleza, imposible. Amores confundidos, tiempos paralelos, relojes del pasado, olvido, frustración, crueldad, guerra, traición, envejecimiento.

Diario íntimo de Shmuel Ash, joven judío, en profunda crisis, su mundo se vino abajo con la ruina de sus padres, sufragaban sus estudios universitarios. Forzado abandonar la universidad, sufre el rechazo de su novia, Yardena se casa con otro. Herido del alma, pensó marcharse de Jerusalén. Se estancó su trabajo de investigación para la maestría. Jesús visto a los ojos de los judíos, la insolvencia e inestabilidad le obligaron a buscar trabajo como acompañante de Gershom Wald, inválido de setenta años, ilustrado, de gran cultura, retirado del mundo a raíz del asesinato de su hijo en la guerra. Traumatizado por la sombra de su hijo Mija, los árabes lo encontraron herido. Lo degollaron, le desnudaron de medio cuerpo, le cortaron el miembro, se lo metieron en la boca. Lo leyó del diario de uno de sus compañeros muertos. La muerte de su hijo lo enmudeció por completo, el miedo al tiempo acumulado, lo convirtió en ermitaño. Durante el día el miedo calla.

Discuten sobre el conflicto entre palestinos e israelíes, sobre la creación de Israel, el lugar de los judíos en el mundo, el papel de Judas. Los judíos como grupo ideológico, la recreación de la vida en una comunidad mixta. Intentó recrear la vida de Jesús, la traición e infame delación de Judas, discípulo mayor, tesorero, acaudalado, forzó la crucifixión de Cristo. Judas se suicida porque se le rompió el corazón cuando muere Jesús. Judas, símbolo de traición abominable, despreciable, se vendió por treinta monedas de plata, en esa época, era lo que costaba un esclavo. Encarnación del amor al dinero, judaísmo y traición.

Jesús nació y murió judío, trataba pecadores, recaudadores, prostitutas, curaba enfermos. Oz abunda en la muerte de Cristo.

Shmuel llega a vivir en una extraña casa de otra época, debe comprometerse por escrito a guardar silencio, todo lo que suceda debe mantenerse en secreto. Le ha precedido una serie de estudiantes desaparecidos misteriosamente, todos se enamoraron de Atalía, la nuera cuarentona del anciano. La traición es el tema central de esta obra.

Atalía empieza a envejecer por las manos, seduce a los estudiantes, son un juego para ella que se repite, los utiliza y despide. Sentimos su hipnótico perfume de violetas, su alegría siniestra, sus reproches, hunden en el subterráneo del tiempo. El deseo, el sexo, el cuerpo tiene memoria del placer, la cópula soñada, amores de la edad tardía con sus mentiras, el miedo está latente. Solo perdura el hipnotismo de las palabras, comparten mundos secretos. ‘Llévale siempre la contraria', le decía Atalía, extremista, se ganaba la vida espiando matrimonios adúlteros para una agencia de espionaje.

Shmuel termina arrastrado por las calles, solo. Su juventud cansada, por la luz negra del pecado elegido como un amor perdido.

PSICÓLOGA, ESCRITORA Y DOCENTE UNIVERSITARIA.

BIBLIOGRAFÍA: AMOS, OZ; JUDAS; EDICIONES SIRUELA, 2015.