Temas Especiales

26 de May de 2020

David Acosta

Columnistas

Los oídos sordos de la CSS

Los funcionarios y jubilados de la Unachi, han usado todos los medios para que el Seguro Social atienda sus reclamaciones

Los funcionarios y jubilados de la Unachi, han usado todos los medios para que el Seguro Social atienda sus reclamaciones. Son trabajadores docentes que han continuado laborando, una vez fueron jubilados o pensionados por otras instituciones estatales, que no es la Unachi. Contaremos la triste historia de estos docentes que han dado todo por la docencia universitaria y por la lucha canalera de la Patria.

1. Una vez fuimos pensionarios o jubilados, el Seguro Social nos ha cobrado cuotas extras por muchos miles de balboas, algunos con más de 26 años de cobro; mientras tanto el Seguro Social nos cobra dos veces la cuota, una en el cheque que recibimos de pensión o jubilación, otra en los salarios que recibimos como docentes universitarios.

Nuestras quejas las hemos presentado a los directores del Seguro Social: Juan Jované, René Luciani, Sáez Llores y la última la dirigí al actual director, Estivenson Girón. En esa carta le expresé que me devolviera mis cuotas extras.

El Seguro Social mantiene que la Ley Orgánica de la institución no especifica nuestra petición. Al respecto le hemos manifestado que esas cuotas extras representan nuestro dinero. La misma Ley del Seguro Social debe reforzar las pensiones o jubilaciones que recibimos actualmente. La misma Constitución Nacional nos habla de los derechos humanos, el derecho al trabajo y que no habrá fueros ni privilegios. Por otra parte, el Código Civil señala, en su artículo 337, Libro Segundo de los Bienes y de su Dominio, posesión, uso y goce: ‘La propiedad es el derecho de gozar y disponer de una cosa, sin más limitaciones que las establecidas por la Ley'. Bueno, ‘esa cosa', Sr. Estivenson, son nuestras cuotas extras.

Existe un fallo de la Corte referente al caso de la docente Evelia Alvarado Gamboa, donde cobraba sus cuotas extras, manifestando en la parte final: ‘Y en consecuencias condena a la Caja de Seguro Social a reconocer la pensión de vejez solicitada por Evelia Alvarado Gamboa en escritos presentados el 11 de noviembre de 1996 y 21 de marzo de 1997, tomando en cuenta todas las aportaciones y cuotas que la peticionaria aportó a la Caja de Seguro Social hasta el momento de su solicitud', por lo tanto, nuestras cuotas extras son legales y debemos recibir provecho de ellas.

Finalmente, nosotros hemos presentado nuestros reclamos a la Defensoría del Pueblo, desde los tiempos de Patria Portugal, y no hemos recibido ninguna respuesta por la violación de los derechos humanos y legales. Ni por ella ni por los otros directores siguientes. Es una institución inoperante. Además, hemos presentado nuestros reclamos a la Comisión de Salud y Educación, tampoco nada. Hasta el mismo presidente Juan Carlos Varela conoce el caso en carta mía dirigida a su persona.

¿Hasta cuándo esta injusticia humana y legal?

DOCENTE JUBILADO.