La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Rafael Melgar Pino

Columnistas

Escuelas Gobierno - privadas

Creo que las escuelas SEMIPRIVADAS pueden lograr el cierre de la brecha y serían beneficiosas para todos

La sensibilidad social no es solo regalar el dinero a quien lo pide, se debe tener un concepto de la ayuda en forma positiva, para que la misma sea efectiva.

Los Gobiernos panameños se caracterizan por hacer regalos con el objeto de ganar unos votos el día de las elecciones populares, pero se olvidan de que alguien en 1972 dijo ‘juega vivo panameño ' y el destino de la regalía va a un bolsillo vacío y sin retorno.

Los 100 a los 70 y la beca universal no tienen un reglamento social de retorno que indique que el gobernante entiende que se necesita educar permanentemente al pueblo para que una disciplina conocida y ordenada logre hacer que la cultura de los ciudadanos progrese.

Actualmente las escuelas privadas son cada día muy costosas y la población ejecutiva del país desea que sus hijos vayan a esas escuelas por múltiples razones y es su derecho. Las escuelas públicas, pagadas en su totalidad por el Estado, adolecen de algunas características que tienen las escuelas privadas y como veremos en el artículo de un diario de la localidad hace una semana, los precios anuales de las escuelas privadas producen una brecha económica y sentimental en las familias de clase media pujante hacia una vida mejor que desean poner a sus hijos en las escuelas que ellos desean.

Yo creo que si se estudia con cuidado, el Estado puede estructurar algunas escuelas mixtas donde la mitad sea pagada por el Ministerio de Educación —o sea el fisco— y la otra mitad pagada y administrada por los padres de los alumnos.

De tal forma que tendríamos profesores mejor pagados, padres interesados en la escuela de sus hijos, administración privada que siempre es mejor que la de Gobierno, cobro del impuesto sobre la renta de los profesores, y un alivio a los bolsillos de las familias que desean una educación particular para sus hijos.

Creo que las escuelas SEMIPRIVADAS pueden lograr el cierre de la brecha y serían beneficiosas para todos.

*MÉDICO Y EXASESOR DEL PRESIDENTE GUILLERMO ENDARA G.