23 de Feb de 2020

Avatar del Genaro López

Genaro López

Columnistas

Globalización neoliberal profundiza precariedad laboral

El desempleo y la informalidad laboral desde el año pasado llevan un proceso creciente

El desempleo y la informalidad laboral desde el año pasado llevan un proceso creciente, que se proyecta con fuerza ante la ausencia de una política pública que enfrente esta situación. En el 2015 casi un 6.0 % de la población económicamente activa está desempleada, 44 % está en la informalidad laboral y, el 64 % de los nuevos empleos generados, es informal. Esta realidad se agrava cuando se impone en los puestos de trabajo fuerza de trabajo extranjera, misma que en muchos casos no goza de legalidad en el territorio nacional o carece de permiso de trabajo.

Los números son claros en este sentido, en enero del 2016 el Ministerio de Trabajo ya ha otorgado más del 50 % de los permisos dados en todo el 2015 (10 000 permisos). Según informes nacionales, la aprobación de permisos laborales a extranjeros en el 2015 representa un incremento del 68 % con respecto al 2014 y el 52 % de los nuevos empleos que se generaron ese año.

A pesar de ello, sectores empresariales ya han planteado ampliar el porcentaje de mano de obra extrajera que permita la Ley, lo que significa desplazamiento de fuerza de trabajo panameña. La incorporación de mano de obra extranjera responde al propósito de la globalización neoliberal de abaratar el costo de la fuerza de trabajo, sobre todo para las corporaciones transnacionales y el gran capital local vinculados a ellos.

Según Mitradel, los permisos de trabajo para extranjeros más comunes están asociados a razones humanitarias, solicitudes de profesionales, los extranjeros casados con nacionales, acuerdos con países específicos y el 10 % al que tienen derecho las empresas para contratar a extranjeros.

Los profesionales panameños están entre los más afectados con esta ola de mano de obra extranjera. Las estadísticas nacionales indican que el 26.3 % de los profesionales está desempleado; que el tiempo medio que los profesionales panameños esperan por un empleo es de cinco meses. Estudios realizados revelan que las personas que más tiempo esperan por un trabajo son las que cuentan con postgrado, maestría o doctorado (15.1 meses), entre las cuales más del 20 % tenía más de un año sin trabajo. Los técnicos, no escapan a esta realidad, con un periodo medio de espera de 12.8 meses y 15.2 % de las personas con más de un año desempleadas. Ello pone en entredicho la tesis de falta de mano de obra calificada que se utiliza para justificar la contratación de extranjeros. A pesar de ello, los permisos con categoría de profesionales a extranjeros otorgados por las autoridades de trabajo en el 2015 sumaron 4364 (21.4 %).

Los últimos datos arrojan un aproximado de 2000 personas que se dedican a actividades de buhonerías en la ciudad de Panamá; sector que en los últimos años está siendo amenazado con ser desalojado de sus lugares de trabajo. Esta actividad económica, reservada exclusivamente para los nacionales, viene siendo copada por extranjeros. Según datos del censo del Municipio de Panamá, en Calidonia hay 334 puestos de buhoneros, de los cuales 31 son de extranjeros.

Tal como señalamos en un artículo anterior, la globalización neoliberal ha generado un proceso de proletarización que muestra la crisis del empleo formal, la migración transnacional, la ‘promoción del autoempleo ', la criminalización de la organización sindical. Igualmente nuevas denominaciones, ‘colaboradores ', etc. Esta realidad plantea una serie de desafíos para entender el mundo del trabajo en la globalización: una nueva heterogeneidad ocupacional que cuestiona la pertinencia analítica de los conceptos formal e informal; redefinición de la territorialidad y los mercados nacionales de trabajo que pierden su primacía, debido a las migraciones laborales transnacionales y a las dinámicas locales que los fragmentan; dinámicas de exclusión laboral predominan sobre las de integración; nueva dinámica de integración laboral que se manifiesta en el fenómeno de la empleabilidad. Aquí los desafíos de la clase obrera y del movimiento sindical.

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO.