Temas Especiales

08 de Mar de 2021

Sydia Candanedo de Zúñiga

Columnistas

La Universidad de Panamá somos todos

Entretanto, Señor Rector, no involucre a la Universidad en las investigaciones que se llevan adelante

El veinticinco de mayo de 2016, en La Estrella de Panamá , aparecían las declaraciones del rector de la Universidad de Panamá (UP), esa misma persona que hace pocos días manifestó que se retiraba de la Rectoría en la cúspide, ahora manifestaba que defendería a ‘la Institución cueste lo que cueste ' de los ataques que estaba recibiendo por el escándalo que desató el Informe de Auditoría de la Contraloría, en donde se anuncia una lesión patrimonial al menos por 3.5 millones de Balboas de parte de la actual administración universitaria.

El rector de la UP, el mismo que fuera ministro de Educación de la Era Militarista, cuando el pueblo rechazó la Reforma Educativa en el año 1979 y que debió salir de ese cargo en medio del repudio del pueblo, situación histórica que parece repetirse en su caso, todo hace sospechar que saldrá de la Rectoría en medio del repudio de las mayorías nacionales.

Debo aclararle al pueblo panameño, al cual me dirijo, que las denuncias no han sido presentadas contra la Universidad de Panamá, a la que dice el rector defenderá ‘cueste lo que cueste '. Esas denuncias, basadas en el informe de la Contraloría General de la República, se supone, pretenden precisamente defender a nuestra Primera Casa de Estudios de los desmanes que pudieran estarse cometiendo en su contra por personas de carne y hueso, no por Instituciones. En Derecho Penal, las denuncias se presentan y de las investigaciones se deslindan responsabilidades. Si la denuncia es procedente, entonces hay que establecer quién es el responsable de la lesión patrimonial que se haya causado y si no es procedente, pues termina con un sobreseimiento.

No, Señor Rector, ha equivocado usted su defensa, no defienda a la Universidad, que a ella la defendemos todos los panameños. No empañe a nuestra Universidad arrogándose identidades que no le corresponden. Usted no es la Universidad. La UP es nuestra, es de todos los panameños. Defienda su causa y si sale bien librado de ella, entonces enhorabuena para Usted y su administración. Pero no se esconda detrás de la Universidad.

Afortunadamente dentro de poco se estarán celebrando las elecciones de la UP. Los panameños estaremos todos atentos al resultado. Hay figuras excelentes que han presentado su candidatura para rector de la Universidad. Sin embargo, no todos tienen la independencia y la credibilidad necesarias para que los ciudadanos comunes, que no son parte vital de lo que ocurre en esa Casa de Estudios, sientan que se darán esas transformaciones que de seguro casi todos los candidatos estarán proponiendo. No obstante, solo hay una candidatura que podrá Renovar la Universidad.

Pareciera que las cosas van a cambiar, Señor Rector, que usted se irá a su casa a cuidar a sus nietos y tal vez los que no se vayan a cuidar a sus nietos, entiendan que la Universidad es de todos. El cambio se va a dar, pero de aquí a que ese cambio se dé, ‘llevemos la fiesta en paz '. Valga esta expresión popular para decir que esa fiesta será la fiesta de la democracia, que no solo será la que se verificará el día de las elecciones, sino la democracia que está pugnando por salir a flote, primero en nuestra Primera Casa de Estudios, y después en todo el país, pero por lo pronto, que se inicie la democratización en la Universidad de Panamá, porque solo la Universidad y la Educación pueden salvar al país. Entretanto, Señor Rector, no involucre a la Universidad en las investigaciones que se llevan adelante. Usted no es la Universidad. Esa personalización no la planteó ni siquiera su creador, el Dr. Octavio Méndez Pereira.

EXCATEDRÁTICA DE LA UP Y POETISA.