Temas Especiales

06 de Mar de 2021

Bolusiano Paris Martínez

Columnistas

¿Perdemos nuestra identidad histórica como nación?

Les espero en la inauguración de la ampliación del Canal, con las esclusas Torrijos-Carter y Lucha Generacional

La sugerencia de políticos para que nuestro Gobierno acepte las exigencias económicas de la 0CDE, es aceptar órdenes de otra u otras naciones sobre lo que debemos hacer. Esto es fomentar la dependencia como Nación. Lo cual es contrario al concepto de Nación independiente, libre y soberana. Cualidades básicas de nuestra identidad que todo panameño debe defender, respetando nuestra lucha generacional.

La dependencia también aumenta con una disminución de la producción nacional que es lo que hoy tenemos, por políticas inducidas desde afuera, que nos afectan. El valor de un producto importado que podemos producir, es un valor que nos empobrece y que, anualmente, está llegando a B/.3000 millones, consecuencia de los TLC, como nación menos desarrollada. Eso, lo sufren México y Colombia con los campesinos pidiendo la eliminación del TLC con EUA, pero los Gobiernos no hacen caso, aumentando con ello la pobreza de sus naciones.

Desde nuestra independencia en 1903, liberales y conservadores, comprendiendo la necesidad de desarrollar nuestra identidad nacional, amenazada por el poder económico-militar de EUA en la exzona del Canal, acordaron crear, con una educación de calidad, la ruta para incrementar nuestra identidad, haciendo uso del 6 al 7% de nuestro PIB dedicado a la educación, lo cual se mantuvo hasta 1989, con la invasión. La lucha generacional fue el producto de una educación de calidad humanista. Graduaciones de bachilleres en Humanidades.

Los hermanos Harmodio y Arnulfo Arias manifestaron como presidentes, en las décadas del 30 y 40, del siglo pasado, su esfuerzo de mantenernos como Nación independiente, libre y soberana. Lo mismo hicieron los liberales, con don Roberto F. Chiari y David Samudio, en la época de los 50 y 60, apoyados por la lucha generacional que se fortaleció con el proceso torrijista, con el Canal nuestro, estipulado en el Tratado Torrijos-Carter.

Debemos unirnos todos y defender, con una discusión amplia de nuestros problemas, analizando su solución con una planificación nacional que tenga en cuenta los valores humanistas, solidarios, con una educación estatal de calidad, para satisfacción de todos, afianzando nuestra identidad nacional, que comenzó con los Cabildos Abiertos en el siglo XVI.

Nuestro desarrollo nacional, entre todos, lo podemos hacer sin injerencia del capital internacional. Nuestros Gobiernos deben nombrar profesionales idóneos para resolver problemas. La Ley 15 del 26 de enero de 1959 lo exige, en Ingeniería y Arquitectura, que los Gobiernos violan. Todos juntos venceremos. Debemos integrarnos a Centro y Sur América, conformando la Patria Grande que Simón Bolívar deseaba.

Les espero en la inauguración de la ampliación del Canal, con las esclusas Torrijos-Carter y Lucha Generacional.

*MIEMBRO DE LA SPIA Y MIREN (MOVIMIENTO INTEGRANTE DE REFUNDACIÓN NACIONAL).