Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Belisario Herrera A.

Columnistas

Plan fascista contra la UP

El ácido de la duda no creo que pueda hacer mella contra su progreso

Me atrevería a calificar a la Universidad de Panamá (UP) como la avanzada más importante para la soberanía nacional en la lucha por la descolonización que pudo materializarse durante el Gobierno del general Torrijos, cuyas figuras principales que lo acompañaron durante las arduas negociaciones del Tratado del Canal, fueron producto de esa Casa de Estudios Superiores, entre los que corresponde mencionar a distinguidos juristas, doctores Rómulo Escobar Betancourt, Aristides Royo, Adolfo Ahumada y faltarían dedos para nombrar a muchos otros, en que me consta el elevado liderazgo, cuando bebían el saber de sus mentores y se debatían frontalmente en el paraninfo, diversos problemas nacionales y de enfrentamiento sin cuartel contra los regímenes oligárquicos y, por qué no decirlo, contra toda imposición del imperialismo norteamericano. Aquello fue el batallar que no podemos olvidar.

Estas líneas vienen a mi mente porque son muy sospechosos los ataques que se le hacen por distintos medios a sus más altas autoridades, en que algunos elementos a contrapelo de la historia dentro de algunas de sus facultades omiten todos los progresos que ha tenido la UP bajo la dirección de su rector, Dr. Gustavo García de Paredes, en que su permanencia en ese cargo por veinte años ha sido el querer soberano de todos sus componentes, conforme a disposiciones legales vigentes, que ha sido útil para en ese largo término de tiempo se puedan percibir en el presente las grandes trasformaciones de progreso material y en todos sus componentes académicos se tienen a la vista de observadores, que como el suscrito luego de haber egresado de la Facultad de Derecho hace tantos años, no es ni parecida a aquellos años.

En algunos medios interesados, porque están de la mano de intereses poderosos para que deje de ser principalmente una Universidad del pueblo y pase al servicio de los potentados económicos del país, arguyendo que los números no cuadran en sus cuantiosas inversiones que ha hecho para realizar tantas obras que comparado con los años a que me refiero, han contribuido a enriquecer su patrimonio, no solo en el Campus, sino en sus Centros Regionales que cubren toda la República, en honor a su estatua donde reza su lema: ‘Hacia la Luz '.

El ácido de la duda no creo que pueda hacer mella contra su progreso. Mis cálculos me llevan a pensar que ninguno de sus componentes que han de emitir su voto en las próximas elecciones, querrá perder sus conquistas, como es igual en los pueblos que, tras una revolución, alcanzan su liberación.

PERIODISTA Y ABOGADO.