Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Enrique Martin

Columnistas

Digitalización y flexibilidad: factores de impacto en el mundo laboral

Hay un nuevo estilo de vida que surgió con las facilidades que ofrece la tecnología: los nómadas digitales

En los últimos años, la cultura laboral se ha vuelto más flexible para dejar de lado que los empleados estén atados a un lugar y a un horario específico para aprovechar los beneficios productivos hacia las empresas y una mejor calidad de vida para los individuos. Decir ‘voy al trabajo ', haciendo referencia a un lugar físico ya no tiene sentido. Ahora uno ‘trabaja ', no ‘va al trabajo'. Es lo que llamamos ‘The Everywhere Office ', o la oficina en cualquier lugar.

La evolución en la naturaleza de la fuerza del trabajo pasa por cambios profundos en el comportamiento de las nuevas generaciones que se integran a la vida laboral. Si el sueño de la generación de los baby-boomers era hacer carrera en una gran corporación, a las nuevas generaciones les entusiasma la posibilidad de tener acuerdos flexibles de trabajo. De acuerdo con estudios** realizados en EE.UU., más de una tercera parte de los profesionales de tecnología preferiría poder hacer home office que recibir un aumento de sueldo. ¡Para la nueva fuerza de trabajo, la cultura es la nueva moneda! La misión y visión de la corporación, así como el tema de flexibilidad laboral, pueden atraer o no a nuevos talentos.

Hay un nuevo estilo de vida que surgió con las facilidades que ofrece la tecnología: los nómadas digitales. Personas que pueden trabajar desde cualquier lugar. Con su natural facilidad de relacionarse con tecnología, la generación denominada Millennials (los nacidos entre 1980 y 2000) es una entusiasta del nomadismo digital, pues valoran la versatilidad y flexibilidad en el ambiente laboral, ya que aspiran a un balance vida-trabajo.

Pero es importante señalar que los nómadas digitales no solo son los Millennials. La movilidad es uno de los impulsores de la tecnología e impacta a todas las generaciones en mayor o menor medida. Es un gran habilitador para que cada empleado pueda tomar la responsabilidad de su propia productividad y garantizar que sus aspiraciones personales también se realicen.

Las tecnologías que habilitan el trabajo móvil, también hacen posible que los resultados de determinada geografía se puedan desarrollar en otra, factor que aprovechan al máximo los nómadas digitales. Por ejemplo, que se hagan presentaciones vía remota por Skype y que se colabore por medio de nuevas herramientas como Office 365 desde distintos lugares, hacen de la movilidad una tecnología muy apetecida en el espacio de trabajo. De igual manera, también habilita a que las empresas expandan la fuente de talento.

La posibilidad de estar en diferentes geografías tiene impacto en la productividad. Contar con managers y líderes que sepan conectar con trabajadores móviles es esencial y se requiere de competencias específicas. Tener la flexibilidad de estructurar formas efectivas de trabajo en la oficina, viajando, en remoto o en el hogar impacta la capacidad de ofrecer resultados.

Tal vez hay algunas áreas de las empresas que no sean aptas para los nómadas digitales, pero en la medida en que la digitalización de nuestras economías avance se verán más oportunidades para trabajadores a distancia o móviles. Como ejemplos contrarios podemos encontrar que operarios en planta que requieran atención local, o actividades agrícolas que requieren trabajadores en sitio. Al mismo tiempo, las mismas industrias (manufactura, agricultura, etc.) están creando empleos que, con base en las tecnologías, se adaptan a modelos de negocios digitales, como este caso de las ‘vacas y el Internet de las cosas ' ( The connected cow ).

Soy un fuerte creyente en el potencial humano y su capacidad de adaptación al cambio. Algunas personas que aún no tienen el conocimiento tecnológico, o un pensamiento apropiado para el trabajo remoto, pueden no estar calificadas para ser ‘nómadas digitales '. Aun así, con la capacitación adecuada y la adopción de distintas conductas y actitud apropiada, todos son potenciales trabajadores móviles.

Las empresas pueden aprovechar de mejor manera los hábitos de las nuevas generaciones, como los nómadas digitales, al crear entornos culturales de alta inclusión, alto compromiso, un efectivo balance entre la vida personal y el trabajo, así como una relación de coaching y aprendizaje continuo con sus líderes, que facilitan las tecnologías de colaboración para habilitar el trabajo flexible o remoto.

En cuanto a políticas, las empresas deben orientarse a objetivos, basar la cultura en un ambiente de confianza, un mindset de crecimiento y aprendizaje, responsabilidad y empoderamiento, impulsar la diversidad e inclusión, reconocer las conductas adecuadas y, lo más importante, liderar con el ejemplo.

*Director Senior de Recursos Humanos para Microsoft Latinoamérica.

**Estudios de Global Workplace Analytics.