Temas Especiales

29 de May de 2020

Avatar del Genaro López

Genaro López

Columnistas

Sentir patrio del pueblo panameño

Por más de un siglo unos pocos se han apropiado y disfrutado de las principales riquezas de nuestro país

Este mes de noviembre, una vez más cientos de panameños celebran con entusiasmo el Mes de la Patria, marcado por la Independencia de España (1821) y Separación de Colombia (1903), al igual que el reconocimiento de nuestros símbolos patrios.

La historia de Panamá está cargada de lucha patriótica, la lucha del pueblo: Guerra de los Mil Días, Incidente de la Tajada de Sandía, Guerra del Coto, Movimiento Inquilinario de 1925, lucha contra el Tratado Filós-Hines de 1947, siembra de banderas de 1959, la Gloriosa Gesta del 9 de Enero de 1964. La historia registra el heroísmo y valentía de un pueblo que, gracias a ello, logró finalmente recuperar el Canal y cristalizó los sueños de los que murieron por ver ondear una sola bandera en todo el territorio nacional.

Sin embargo, la historia también registra que un pequeño grupo de familias y personas ha controlado el poder económico, político y social desde los primeros momentos de la vida republicana. Por más de un siglo unos pocos se han apropiado y disfrutado de las principales riquezas de nuestro país. En la antigua zona del canal, hoy áreas revertidas, la mayoría de los que allí habitan, son aquellos que cuestionaron a nuestros mártires y expresaban que ‘de soberanía no se vive'.

Ante este estado de situación nacional, desde principios del siglo pasado, siempre ha estado en la mente de la mayoría de los panameños el anhelo de plena independencia y soberanía; la lucha constante por una sociedad donde impere la justicia y equidad social. En nuestras mentes sobresale la valentía de Victoriano Lorenzo, Pedro Prestán, Rufina Alfaro, Ascanio Arosemena, Floyd y Federico Britton, junto a camadas de jóvenes que han sido forjadores y expresión auténtica del sentir patrio.

Este mes de noviembre siguen los nubarrones oscuros en el quehacer público, cuando se pretenden imponer reformas al Código Electoral y elección del nuevo magistrado del Tribunal Electoral que avizoran desde ya el asalto de las elecciones del 2019. Como si fuera poco, la Contraloría promulga el decreto 441, que ahonda en el clientelismo electoral al otorgar a los diputados fondos para ‘ejercer' funciones que corresponden al Meduca, Minsa, Ifarhu, Pandeportes, entre otros. Como afirmará Frenadeso, ‘... por eso no se investigan los 420 millones que se llevaron del PAN todos los diputados en la administración pasada'. Esta acción resulta bochornosa, inaudita y otra burla más al pueblo panameño.

A 113 años de separación, que da inicio a la llamada vida republicana, el pueblo sigue luchando, ante la gran cantidad de demandas sociales sin resolver: comida y medicamentos baratos, trabajo y salarios justos, transporte seguro, educación gratuita y de calidad, salud para todos, agua para todos 24/7, vivienda digna y económica, ambiente sano. Seguimos vigilantes ante la embestida de privatización a la salud, seguridad social, educación y acceso al agua potable.

El pueblo panameño sigue anhelando y luchando por una sociedad con justicia y equidad, sin corrupción ni impunidad, donde prive el Buen Vivir, donde impere democracia tanto en la esfera política como económica, donde el respeto de los derechos humanos en todos sus órdenes sea el camino que marca la vida nacional.

En este sentido, el pueblo como soberano puede darse su propia normativa jurídica y haciendo uso de su Poder Constituyente recrear el Estado, puede convocar a una Asamblea Constituyente Originaria y Soberana, con plenos poderes para barrer con la podredumbre moral existente en los órganos de poder e instituciones de un Estado degenerado, acabar con la impunidad, recuperar los fondos y bienes robados al Estado y castigar a los corruptos y corruptores.

Este mes de noviembre, rendimos loor a todos los panameños honrados que dieron su vida por conquistar el Panamá independiente y soberano que con fervor anhelamos.

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO.