Temas Especiales

13 de Apr de 2021

Carlos E. López F.

Columnistas

Probien para Panamá

Está diferencia la interpreto como irregularidades, que es otro viacrucis contra la administración pública

La prosperidad y la satisfacción para el conjunto de los habitantes del país, regido por el mismo Gobierno central que no encuentra la fórmula expedita para anular la corrupción. Quiero comenzar por explicar que las políticas operativas, a diferencia de las estratégicas, son guías que facilitan la toma de decisiones en los diversos niveles jerárquicos de una organización. Por ejemplo, tenemos la Caja de Seguro Social, donde los directivos actúan en forma errática, esperando las manifestaciones del procurador de la Administración para cambiar y demostrar la no aplicación de Auditoría Administrativa, porque en el cambio se refleja la diferencia. Está diferencia la interpreto como irregularidades, que es otro viacrucis contra la administración pública. Y así sucesivamente, las entidades del sector transporte y otras actividades.

La receta es la aplicación de auditorías administrativas que son los análisis de los recursos administrativos para el cuerpo político. El examen denominado Auditoría Administrativa en el sector público es un instrumento de dirección. Pero a la rectora de la fiscalización e investigación —la Contraloría General de la República— le resulta difícil justificar tener dentro de su estructura la unidad administrativa, denominada Auditoría Interna. En vista de que en cada período de posesión del contralor, este procede a remover en la estructura organizativa a la Unidad Auditoría Interna, porque las altas personalidades —funcionarios— andan en aventuras políticas.

La Contraloría General de la República es una institución técnica y no teatral, porque en algunos casos se aplica la realidad y en otros, se suben a la tarima del teatro como protagonista para el evento transitorio del elenco sobre la transparencia. Y es que la mayoría de los diseños de los métodos y procedimientos expedidos no abrazan el adecuado y correcto uso de los fondos y bienes públicos. Para citar un caso: el publicado en la Gaceta Oficial 28151 A del 1º del corriente mes —el de la patria— y año, la divulgación de un método no transparente, por no decir turbio. Para generalizar, también a la ciudadanía, le queda en el conocimiento la interrogante siguiente: ¿cómo es posible que dentro de cada institución estatal hay una oficina de Fiscalización de la CGR y, además, hay delitos contra la administración pública? ¿Por qué se da esta situación?

A mi juicio, es continuar fomentando la mala práctica como arrepinche (palabra vernacular —estar uno con pasión en la fiesta), características de personas con espíritu de malignidad. De modo que para las buenas prácticas no hay voluntad.

El sistema de control interno institucional que tienen que practicar las unidades administrativas institucionales, (Dirección-Departamento-Sección u oficina / control interno) Auditoría Interna, tiene la facultad y la obligatoriedad de revisar y evaluar los cincos (5) recursos de la administración pública: los recursos humanos, materiales, suministros y activos; financieros, tecnológicos e informáticos; y las instalaciones u obras del Estado panameño.

En síntesis, el probien de la nación lo encontraremos en el diseño de mejoramiento continuo para la buena toma de decisión fundamentado en la Auditoría Administrativa.

LICENCIADO EN ADMINISTRACIÓN PÚBLICA Y CPA.