01 de Oct de 2022

  • David Acosta

Columnistas

Carlos Calzadilla, y el Filos-Hines

El 9 de enero de 1972 los estudiantes, conjuntamente con la Guardia Nacional, tomaron posesión definitivamente de la base de Rio Hato

Escribo el testimonio de Carlos Calzadilla, distinguido miembro del Frente Patriótico de la Juventud, inscrito en mi libro "El Rechazo del Convenio Filós-Hines de 1947". Lo hago porque sé que La Estrella de Panamá fundada en 1854 y que guarda la historia patria en sus archivos, no tendrá inconveniente en publicarlo. Por otra parte, soy un solidario más de la infamia que quiere cometer el Imperialismo Yanqui contra la libertad de prensa en nuestro País. A continuación las palabras de Carlos, quien cumplió 100 años, que en paz descanse:

‘El día 10 de diciembre de 1947, a las 12:05 p.m, en la Cancillería de Panamá, se firmó el Convenio Filós-Hines y se tuvo la sensación que el mismo no había tenido la repercusión en el pueblo.

Ese día en la noche, un grupo de jóvenes de diferentes entidades y agrupaciones estaban ultimando detalles para el segundo Congreso de la Juventud, que se inauguraba el día 13 de diciembre de 1947 y se trató de interesar a todos en tomar una acción inmediatamente para lograr que el pueblo fuera a la calle y la idea no fructificó, porque creyeron que era conveniente esperar la inauguración del Congreso y que este tuviera como basamento la lucha contra el Convenio, opinión de la cual diferí y llamé a un grupo de persona en las cuales recuerdo perfectamente que se encontraban, Olmedo De Arco, Rodrigo Molina, Homero Velásquez, Alberto Cuellar Arosemena, el que suscribe y otras personas, las que no logro recordar.

Nos dividimos en dos grupos, para salir ese día en la noche después de la reunión, a romper cajillas y llamar así la atención del pueblo sobre la anormalidad que acontecía en el país (Todo esto sucedía el día 10 de diciembre en la noche).

El primer grupo lo constituimos, Rodrigo Molina, Olmedo de Arco y Carlos Calzadilla, y el segundo grupo, jóvenes integrantes de la Sociedad Juventud Independiente, Homero Velásquez, Alberto Cuellar Arosemena.

A las 12:00 de la noche en punto, se inició la operación y una de las bombas sufrió un grave accidente en Calle 46 y avenida Justo Arosemena, volcándose.

Como el grupo que pertenecía yo, para tal acción, no tenia automóvil, el mismo fue prestado por Manuel Solís Palma y lo fuimos a entregar a las 1:30 a.m. a su casa, porque esa fue la condición impuesta.

Cuando Molina y yo veníamos de regreso a nuestras casas, un automóvil nos detuvo en Calle 50, porque como no había transporte a esa hora la hacíamos a pie, y nos llevaron a la Guardia Nacional donde fuimos puestos a órdenes de la Alcaldía Municipal.

El 12 de diciembre de 1947, a las 3:00 p.m. un grupo de estudiantes universitarios, se apersonaron al Instituto Nacional, donde operaba en ese periodo la misma Universidad y combinaron la acción con el compañero David Acosta, Secretario General de la Asociación Federana del Instituto Nacional, en ese instante, y éste procedió a tocar la campana del Instituto, para convocar la reunión de los estudiantes y después de arengarles, salieron a la calle, dispuestos a luchar porque el ignominioso Convenio Filós-Hines como entrevista es decir, tuvo sus resultados tal como la habíamos calculado y el día 14 de diciembre con la condición de que aplacáramos los ánimo de los estudiantes, se nos puso en libertad.

Salimos y nuestras respuesta fue coadyuvar para que se efectuara una manifestación de protesta de mujeres por el ataque alevoso y criminal que la Guardia Nacional hiciera y donde cayera Sebastián Tapia herido el 12 de diciembre de 1947

El día 13 de diciembre de 1947, la Federación de Estudiantes de Panamá. (FEP), conjuntamente con el Frente Patriótico de la Juventud, decidieron colocar en todas las esquinas de gran circulación mesas con estudiantes para recoger firmas que respaldaran telegramas contra el Convenio Filós-Hines, lo que tuvo una respuesta popular de gran impacto, porque sobre la Asamblea Nacional de esa época, llovieron millares de telegramas proclamando patriotismo y el rechazo del Convenio Filós-Hines.

Durante todos estos días hubo agitación popular y estudiantes a lo ancho y largo de la república; desde Penonomé y Antón, viajaron estudiantes y pueblo a la Base de Rio Hato para tomársela, tal como lo hicieron. Este acto simbólico de la toma de Rio Hato, es el precursor de lo que años después sucedería. El 9 de enero de 1972 los estudiantes, conjuntamente con la Guardia Nacional, tomaron posesión definitivamente de la base de Rio Hato.

El día 16 de diciembre de 1947 con una manifestación de protesta, asistieron más de 10,000 mujeres enlustrecidas, lo que contribuyó a dar un aspecto de dramatismo a la situación y crear un ambiente más propicio para la lucha.

Cuando el día 22 de diciembre de 1947, la Asamblea Nacional se aprestaba a discutir el Convenio Filós-Hines el presidente de ese organismo Harmodio Arosemena Forte, se presentó a la 1:30 p.m. al Instituto Nacional, donde estaba la Federación de e Estudiantes de Panamá (FEP) y el Frente Patriótico de la Juventud atrincherados para conversar con los dirigentes pero estos en esa hora se encontraban fuera del local y la única persona que encontró para conversar fue con Carlos Calzadilla y el Dr. Harmodio Arosemena Forte propuso al movimiento estudiantil y juvenil que aceptaran aprobar el convenio Filós-Hines con reservas, a lo que se le respondió que la posición del movimiento era un rechazo total, y que de no ser así se corrían el riesgo, si pretendían, burlar la voluntad popular de que fueran guindados en el Parque de Santa Ana como racismos de bananos todos los diputados, porque el pueblo estaba dispuesto a ir hasta la ultima consecuentica para no permitir que ese Convenio pasara, a la que contestó el Presidente Arosemena Forde ‘jovencito, es usted muy irreverente, dese cuenta que está hablando con el Presidente de un Organismo que somos los padres de la patria'. Entonces se le replicó eso de padres de la patria es cosa relativa pero recuerde que también hay malos padres y ustedes procederían como tales si no atienden el clamor popular.

Cuando fue rechazado el Convenio Filós-Hines por el pueblo que se mantuvo firme al Palacio Legislativo en las Bóvedas mas de 22,000 almas se echaron a la calle vibrantes de entusiasmo patriótico, en manifestación por el rotundo éxito en la lucha emprendida por el Convenio Filós-Hines, entreguista y antinacional.

LICENCIADO