Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Carmen Boyd Marciacq

Columnistas

No es un adiós...

Solo espero que  los que hoy ostentan el poder se sientan felices de ver como cientos de familias  quedan  desamparadas

Era inminente!   Aun cuando en lo profundo de mi corazón guardaba la esperanza que a último momento algo cambiara no fue así, y se llegó el día. El terrible día en que  a nuestra democracia se le  acertó otro fulminante golpe al cerrar el diario La Estrella de Panamá y El Siglo.

Pero, no sé ¿qué esperaba! Tal  vez que  un presidente  se pusiera los pantalones y defendiera realmente  el derecho de los panameños al trabajo?   Que un presidente  con los pantalones bien puestos no permitiera que  un  gobierno extranjero  decidiera los destinos de nuestra libertad de expresión.   O que un embajador  llevara el cargo con dignidad y no se prestara para más de cuatro sinvergüenzuras.

Hace  7 años  me retiré del grupo GESE, después de 28 años de servicio  para ir a buscar nuevas metas, sin embargo,  ellos jamás salieron de mi corazón. Aún cuando ya no estaba allí físicamente, jamás me desvinculé del periodismo  y  de cierta forma era como  seguir con ellos.

Sólo espero que  los que hoy ostentan el poder,  se sientan felices de ver cómo cientos de familias  quedan  desamparadas porque no supieron exigir respeto  para con los nacionales. Porque ustedes  solo pensaron en cómo  saciar sus intereses oscuros y malsanos, y se olvidaron de  cientos de panameños.  Recuerden algo……  La justicia de Dios tarda, pero llega,  y en algún momento de sus vidas,  habrá de rendir cuentas ante el hombre y ante Dios  porque ustedes sólo llegaron para servirse del pueblo.

El tiempo de Dios es perfecto,  y el 2019 no está ya  tan lejos…. Ustedes que pudieron hacer la diferencia, se prestaron primero con  Felix B. Maduro y ahora con  el Grupo GESE, para acabar con un empresario que dio  trabajo y seguridad a cientos de panameños, tan solo porque  de manera honesta no podían vencer a un hombre próspero  y recurrieron  a  triquiñuelas  para acorralarlo.  No se qué  puede más. Si mi desprecio o el asco que me producen.

A mis ex compañeros de El Siglo y La Estrella, mi abrazo y admiración por siempre! ,  al empresario Abdul Waked,  confía en Hashem, porque el te volverá a levantar.  Resurgirás como el Ave Fenix de las cenizas y los que ahora ríen y se gozan en su maldad,  los  hemos de ver en el Valle de Los Lamentos,  por supuesto, demasiado tarde para ello.

Que los perdone Dios, porque yo no!

Carmen Boyd Marciacq

Por siempre

Diario El Siglo y La Estrella