Temas Especiales

19 de May de 2022

  • Rosendo E. Rivera B.

Columnistas

Delación

Resulta altamente inmoral que la misma norma, en el mismo momento procesal, se aplique por política de diferente manera

En los últimos días hemos sido testigo de grandes sobresaltos en materia Política y/o judicial. se nos ha venido encima una avalancha de acusaciones, denuncias, rumores, bochinches y demás que sin lugar a dudas afectan no solo el nombre de nuestro País, sino que también afectará la calidad de vida de muchos humildes Panameños que ni siquiera pueden pronunciar bien ese apellido tan complicado, y que valga la redundancia le ha complicado la vida mas de cuatro, y que, como ya dijimos afectará a muchos más sin saber porque, ese apellido es Odebrecht.

Recientemente Ramón Fonseca Mora, encendió la llama de la política criolla, a la cual no le hace falta mucho para arder con cualquier brizna, sin embargo, de esas declaraciones tenemos necesariamente que extraer lo mas importante, o por lo menos lo que a nuestro modesto entender referimos es lo que mas resalta:

El señor Fonseca Mora, fue colaborador activo tanto del gobierno de Ricardo Martinelli, como del de Juan Carlos Varela, curiosamente en ambos salió antes de los 26 meses, en el primero botado por Twitter como muy bien el mismo lo indica, en el otro, a razón del gran escándalo que representó los mal llamados Papeles de Panamá, aunque extrañamente ahora manifieste que ‘había comunicado al presidente Varela su decisión de salir del Gobierno, según él (Fonseca Mora), luego de una reunión en la que participaron Adolfo Valderrama, José Luis Varela y Juan Carlos Varela, donde se le indicó que habían colocado al señor Ayú Prado como presidente de la Corte, porque se podía manejar‘.

Lo demás, si recibió o no donaciones de ODEBRETCH creo que no saldrá de las investigaciones aquí en Panamá, sino de las delaciones que provienen de instituciones de investigación de Brasil y otros países. Digo esto, pues de las propias investigaciones sobre Blanqueo de Capitales, de las cuales se filtró a los medios unas cuentas abiertas por un familiar de un alto funcionario de este Gobierno, conjuntamente con un connotado ‘Banquero‘, a quien del tema de lo que es legal o ilegal, en asuntos de banca, nadie le puede echar cuento, y que a pesar de existir un informe de análisis donde se aprecia la recepción de cerca de 64 millones de dólares provenientes de diferentes países y luego su correspondiente envió a bancos o/o entidades financieras de otro grupo significativo de países, sin el menor control y a todas luces violando la leyes en materia de lavado de dinero. Esto que pude percibir, evidencia que en menos de tres años estaremos retomando nuevamente las investigaciones que a medias realizan algunas agencias de instrucción en el presente periodo.

Y es que solo tenemos que recordar antes de la entrada de Procuradora, era por todos sabido ‘menos por el MP‘, todos los desmanes que estaban ocurriendo en el gobierno central y no fue hasta que luego de pasada las elecciones, sabiéndose ya que el Gobierno CD no mantendría el poder, que algunos Fiscales (Anticorrupción) empezaron a notar que algo estaba ocurriendo. Ya para esa época, antes de las declaraciones brindadas por el Testigo Protegido en el programa de Álvaro Alvarado, ya se contaba con tres denuncias especificas. 1. Caso Granos. 2. Caso Mochilas del Meduca y, 3. Galleta Nutricional. Todos estos casos tomaron fuerza, solo y luego del 4 de mayo de 2014, antes de eso nadie dentro del Ministerio Público opinaba, divulgaba, allanaba, indagaba, absolutamente nada.

Situación similar, la misma sensación se tiene cuando se observa, sin querer defender a Fonseca Mora, contra éste se ordena su detención y la de su socio en la Firma de abogados ‘sobre la base de ser los socios o dueños de firma que supuestamente fue utilizada para lavar dineros provenientes de actos de corrupción‘, sin embargo se deja de lado la aplicación de la misma medida, a aquellas personas que a sabiendas de lo que hacían, utilizaron el sistema financiero nacional para ocultar dineros provenientes de actos de corrupción y sepa Dios que otros delitos mas. Esto, sin temor a equivocarnos le resta credibilidad a cualquiera investigación, ya que no podrán justificar que existía peligro de fuga de los señores Mossack y Fonseca, ya que ambos son panameños, ambos residen aquí, ambos a pesar de las investigaciones que sabían que se adelantaban en su contra permanecieron aquí.

Ambos, a simple vista parecieran tener los suficientes recursos para hacer lo que otros han hecho, evadir la responsabilidad de hacerle frente a la justicia, y no lo hicieron, por el contrario, ambos comparecieron voluntariamente a sus respectivas diligencias judiciales.

La disyuntiva en cuanto a estos hechos en que pareciera que uno es excluyente del otro, no obstante, ésto no es del todo correcto pues sería inmoral arremeter contra determinada persona en busca de la verdad material y que en igual circunstancia se proceda abiertamente en sentido opuesto, en un Estado libre y democrático esto no garantiza un equilibro entre los asociados que no se deben nunca perder de vista.

Inmoralidad, todo acto que vulnera principios éticos establecidos por la sociedad.

De allí, que resulta altamente inmoral que la misma norma, en el mismo momento procesal, se aplique por política de diferente manera, recordándonos con ello el eslogan de algunos legisladores de otras épocas que comulgaban con la impunidad so pretexto o a expensas de la inmunidad parlamentaria que ostentaban, nada mas impopular en esa época, pero oportuno para algunos, como vemos.

ABOGADO