20 de Feb de 2020

Eliécer Rodríguez

Columnistas

Nuevos aires soplan desde ‘La Colina'

No son los vientos propios de la temporada.

No son los vientos propios de la temporada. Desde la cima de la magna obra de Harmodio Arias Madrid y Octavio Méndez Pereira se siente una brisa envolvente que augura una mejor calidad de vida a la más exigente y representativa comunidad educativa universitaria del país.

No hay quien no haya notado la gran diferencia. Se fue el miedo, la intolerancia, la amenaza, la improvisación, el amiguismo y el oportunismo; llegó la excelencia académica, el respeto, la templanza, la solidaridad, el profesionalismo, la transparencia y la decencia.

Estos nuevos aires ya han empezado a pincelar el espacio de desarrollo del pensamiento crítico, de participación y de formulación de propuestas, con el que hemos soñado muchos.

Luego de participar en los tres últimos miércoles universitarios, por invitación directa y personalizada del nuevo Rector de la Universidad de Panamá, a quien he visto abrazar y estrechar manos de cuanto panameño acude ávido de nuevas noticias; conocidos y desconocidos, estoy convencido que el empeño renovador, el liderazgo con visión de futuro, incluyente y ético, es ya una realidad transformadora que ha hecho florecer la esperanza del ejercicio a la plena libertad de pensamiento y el derecho a disentir, requisitos insoslayables para mejorar la educación panameña.

Los nuevos paradigmas de la educación superior parten necesariamente de una gestión institucional propositiva. La salida de las oficinas refrigeradas del máximo líder de la docencia universitaria y su contacto personalizado con la gestión individual de cada una de las unidades académicas reflejan la magnitud de un hermoso compromiso.

Las últimas líneas del discurso de ascensión del nuevo Rector de la Universidad de Panamá dejan entrever que se trata de una persona temerosa y respetuosa del Creador: ‘Con Dios, sabiduría y templanza lo lograremos'. ¿Cómo podemos los simple mortales comprobar que un líder toma en cuenta a Dios para sus decisiones? La sabiduría es fácil discernirla, es un Doctor especializado y proveniente del núcleo científico y su templanza más visible aun, las sólidas y certeras decisiones adoptadas para enfrentar los negocios ‘aparentemente turbios' de sus antecesores, convertidas en dogma para una sana conducta universitaria, lo dicen todo.

El simple hecho de referenciar a Dios en un momento tan trascendental de su vida profesional, hacen grande al Rector. La sencillez que le adorna y la humildad con la que atiende a todos los sectores de la sociedad panameña, garantizan la eficacia de Dios iluminando sus pensamientos. Así entonces, la educación panameña marchará por mejores derroteros muy pronto.

Las correctas decisiones anidadas en la mente de las autoridades universitarias, no solo repercuten en el saneamiento y adecentamiento de la más alta casa de estudios superiores, sino también en la educación nacional. Porque es en ella donde se están formando aquellos profesionales cuya máxima responsabilidad será moldear el carácter de las futuras generaciones.

COMUNICADOR SOCIAL.